Pocas competiciones despiertan más atractivo durante el mes de enero que la NFL. Es el mes de los playoff, del todo o nada, en el que los 12 mejores equipos de la temporada regular pelean a un partido por alcanzar el sueño de la Super Bowl. Este fin de semana arrancan las eliminatorias con la ronda de wild card. Se pueden encontrar tres clases de equipos aquí. Los aspirantes que deben jugarla porque ha habido dos campeones de división mejores, los tapados que han volado fuera del radar pero que van a más, y las cenicientas para las que colarse en la post temporada ya es un premio.

Kansas City Chiefs – Tennessee Titans

La apertura de estos playoff correrá a cargo de Chiefs y Titans. A priori, un duelo desigual entre lo que podríamos considerar tapado y cenicienta. Tapados los de Kansas City sobre todo por su montaña rusa de temporada. Comenzaron arrasando para después hundirse y volver a resurgir en el tramo final.

Son favoritos y si consiguen mostrar un nivel medio no deberían tener problema ante unos Titans que entraron a trompicones. Pero tienen talento, tanto en el puesto de quarterback, con Marcus Mariota, como en el back field, con Henry. Han tenido muchos problemas para correr, el gran punto débil de los Chiefs, y la baja de DeMarco Murray no ayudará.

Los Ángeles Rams – Atlanta Falcons

Los Rams han sido la gran sorpresa de la temporada y uno de esos equipos que tiene que pasar esta fase porque en la Conferencia Nacional hay otros dos equipazos como Vikings y Eagles. Con el recién nombrado Entrenador del Año Sean McVay (debutante y con sólo 32 años), el conjunto californiano se ha convertido en una máquina de atacar, defender y producir en equipos especiales. Sin duda son el mejor equipo de esta ronda y con dos figuras como Todd Gurley y Aaron Donald.

Pero en frente tienen la experiencia de los Falcons. Los vigentes campeones de conferencia han logrado sobreponerse a la dura derrota en la Super Bowl ante los Patriots y han llegado arrastrándose a playoff. Pero una vez dentro siguen siendo muy peligrosos. Con una defensa muy física y un ataque explosivo, seguro que van a tener sus opciones.

Jacksonville Jaguars – Buffalo Bills

Es un milagro que los Bills se hayan metido en playoff. Un milagro del calibre de Andy Dalton completando un 4º & 12 en los últimos minutos ante los Ravens para darle la clasificación a los de Buffalo. Llegan como la cenicienta por excelencia, a lo que hay que sumar que su gran/única arma en ataque, LeSean McCoy, está tocado. Ellos ya han cumplido alcanzando la post temporada 18 años después y lo cierto es que todo lo que sea pasar de aquí sería una sorpresa mayúscula.

Porque los Jaguars han dado un gran salto este año y por fin su defensa rinde acorde con lo invertido en ella. Calais Campbell ha transformado la unidad que lidera la NFL y sacks y provoca pérdidas de balón en los rivales como norma. Su duda está en el puesto de quarterback. Blake Bortles es una moneda al aire, no tiene término medio y tanto puede colocar pases de 50 yardas a las manos del receptor como a las de la secundaria rival. Los locales son más que favoritos si consiguen mantener el nivel defensivo y protegerse de su propio QB.

New Orleans Saints – Carolina Panthers

Junto al Rams-Falcons es el gran partido del fin de semana. Los Saints son ese otro equipo que podría contar con descanso de no ser por sus rivales de conferencia. Han cuajado una gran temporada gracias a sus dos running backs, Kamara e Ingram, y siempre le queda el seguro de Drew Brees para lanzar el balón. Si a eso le añades una defensa seria, que ya le han ganado los dos partidos del año a los Panthers y que juegan en casa…

El único que hace dudar del triunfo de los de Nueva Orleans es Cam Newton. La estrella de los Panthers ha tenido que cargar más que nunca con el ataque de su equipo a la espalda y todo lo que produzcan depende su habilidad y de sus piernas. Si logra correr y mantener en jaque a la defensa, tendrán opciones. De lo contrario su viaje en los playoff terminará pronto.

 

No Hay Más Artículos