En pleno mes de playoff en la NFL, enero también deja a gran cantidad de equipos cuyas aspiraciones al título se han desvanecido. Para algunos hace meses y, para otros, como el caso de los Carolina Panthers, más recientemente en la ronda de Wild Card. Mientras las franquicias entregadas al ‘Black Monday’ siguen girando la rueda de entrenadores hasta encontrar el adecuado, Raiders y Bears ya lo han hecho, otros como los Panthers han renovado la confianza en el suyo, ampliando el contrato de Ron Rivera por dos años más. Eso sí, la eliminación prematura ha servido para hacer ajustes en la parte ofensiva del cuerpo técnico.

Después de un año con muchos problemas en ataque han decidido despedir a su coordinador ofensivo, Mike Shula, y contratar a Norv Turner. En una franquicia que se pondrá a la venta en las próximas semanas, no se ha querido perder el tiempo y han realizado un movimiento sorprendente que, al mismo tiempo, deja una situación curiosa en el organigrama del equipo.

Sorprendente porque, a contracorriente del resto de la NFL, Turner no es ese joven prometedor gurú ofensivo, el próximo Shanahan o Sean McVay que tan de moda se ha puesto en la liga. En mayo cumplirá 66 años y ya ganaba Super Bowls como coordinador a principios de los 90′, cuando su nuevo quarterback, Cam Newton, apenas había comenzado a andar.

Después de un año alejado de los emparrillados tras dimitir como coordinador de los Vikings, adaptar su forma de ver el juego a las características de su estrella será uno de los grandes retos. Sobre todo después de ver como la última gran idea de Shula era limitar la amenaza que supone Newton corriendo. O, lo que es lo mismo, querer que Cam no fuese Cam.

Sin embargo, lo más llamativo de esta contratación es que Norv no será el único miembro de la familia Turner que llegue al cuerpo técnico de los Panthers. Su hijo, Scott, lo acompañará como entrenador de quarterbacks, puesto en el que ya estuvo durante su etapa en Minnesota. Previamente también había pertenecido a los Panthers en un rol similar.

Pero es que además, en el organigrama ya se encontraban otros dos parientes del veterano coordinador. Ron Turner, su hermano, y que ejercía como consultor ofensivo para Rivera, y su sobrino, Cameron, uno de los entrenadores asistentes de quarterbacks.

Es pronto para saber si un movimiento tan atrevido por parte de los Panthers dará sus frutos. Porque además de trabajo también deben reforzar un cuerpo de receptores con un nivel muy bajo. Pero si hay alguna opción de que Cam Newton pueda recuperar el nivel que lo llevó al MVP en 2015, está en manos de los Turner.