Este domingo la NFL decide sus dos campeones de conferencia. O, lo que es lo mismo, los dos equipos que se batirán el próximo 4 de febrero por la Super Bowl LII en Minnesota. Para esta especie de Final Four llegan tres invitados nuevos con respecto al año pasado y otro que lleva siendo un habitual desde que empezase el Siglo XXI. New England Patriots intentará plantarse en una nueva lucha por el anillo ante los Jacksonville Jaguars, mientras que Minnesota Vikings intentará que su visita a Philadelphia Eagles sea sólo una parada en el camino de regreso a casa.

Y cómo no, la historia de estas Finales de Conferencia se centra en los quarterbacks, esa figura tan importante que a veces parece incluso reducir el sentido del juego. O al menos simplificarlo demasiado. Si de eso se tratase no habría color, ya que el legendario Tom Brady comparte mesa con tres aprendices como Blake Bortles, Case Keenum y Nick Foles…, los cuales es posible que incluso no tengan asegurado su puesto de titular la próxima temporada.

New England Patrots – Jacksonville Jaguars

Los Jaguars dieron la sorpresa cargándose a los Steelers en la Ronda Divisional y ahora quieren completar la gesta tomando Foxborough en la final de la AFC. Su defensa, su juego de carrera, y su descaro, son las principales armas para derrotar a unos Patriots a los que resulta difícil encontrar fisuras. Tendrán opciones si consiguen presionar a Brady, que además ha estado toda la semana aquejado de un corte en una mano que puede dificultarle los lanzamientos. De lo contrario, están muertos.

Porque el ataque de los locales quizá no tiene el talento de Pittsburgh, pero sí mejores arquitectos en la banda. Lo esperable es mucho pase corto, poco riesgo y esperar que sean otros los que se equivoquen. Porque si obligan a Bortles a lanzar, las posibilidades de que sea él el que falle son altas. El criticado QB hizo un partido correcto frente a los Steelers, completando los pases que se le pidieron, pero también es cierto que la cobertura de los Patriots y la malvada mente de Belichick no se lo pondrán fácil, sobre todo en la zona roja.

Philadelphia Eagles – Minnesota Vikings

La final de la Conferencia Nacional mide a dos equipos similares y con historias similares. Ambos han perdido a sus QB titulares, ambos cuentan con dos defensas espectaculares y no se esperaba que ninguno de los dos llegase vivo a estas alturas cuando comenzó la temporada. Eagles y Vikings llevan el trabajo en equipo a la máxima expresión.

Y lo mejor de todo es el hilo que une a los dos jugadores que esta noche serán los encargados de lanzar los pases en cada uno de los equipos. Case Keenum y Nick Foles, dos secundarios desde que llegaron a la liga, compartían equipo el año pasado. Uno se encargó de mantenerle la silla caliente a Jared Goff y el otro era su tercero en Los Ángeles Rams. Después de lo que parecía otro año en el que no irían a ningún lado, los dos se miden ahpra por un puesto en la Super Bowl gracias, también, a una gran carambola del destino en la que se han participado más equipos y más quarterbacks.

No Hay Más Artículos