De aquella rodilla a tierra viene esta Tres Quesos. De aquel mensaje político, esta Cuatro Estaciones. A Colin Kaepernick sus protestas contra el racismo y la brutalidad policial durante el himno de los Estados Unidos le valieron perder un puesto de quarterback en la NFL. Pero al cabo, aquel emblemático gesto secundado por muchos otros jugadores de la liga, a la competición estadounidense de fútbol americano le han costado un patrocinio.

Papa John’s era la “pizza oficial” de la NFL desde 2010. El antiguo CEO de la empresa de alimentación, John Schnatter, había comentado el pasado mes de octubre que “estamos decepcionados con que la liga y sus líderes no hayan resuelto esto”. “Nos han perjudicado”, opinaba sobre las sentadas en el himno. Aunque se retractó pronto para acabar defendiendo “el derecho de los jugadores a protestar”, la compañía ya había tomado una decisión. Con Steve Ritchie como nuevo máximo responsable de Papa John’s, la cadena de pizzerías ha rescindido su contrato como patrocinador oficial del torneo. Aunque según la ESPN, eso no hará que el más famoso de los platos de la gastronomía italiana desaparezca del emparrillado. La marca seguirá sponsorizando a 22 franquicias de la liga. Además, es una presencia casi ubicua en los anuncios de muchas otras retransmisiones deportivas de Estados Unidos.

Las pizzas estaban muy presentes en la competición. Peyton Manning protagonizó numerosos spots de la marca y tal era su devoción por ella que, cuando los Denver Broncos ganaron la Superbowl 50, el famoso quarterback besó al propio Papa John (un personaje interpretado por Schnatter) antes de subir a recoger el trofeo de campeón. 

La decisión de finalizar el patrocinio resulta sorprendente porque se trata de la primera vez que la NFL y una marca rompen antes de que se agote el contrato. Con origen en Jeffersontown, Kentucky, Papa John’s es una de las mayores cadenas de cadena rápida de Estados Unidos y dispone de más de 4.700 establecimientos en todo el mundo. Pero ahora piensa que asociarse al torneo de fútbol americano no es el mejor camino para llegar a su público. “Aunque la NFL sigue siendo un canal importante para nosotros, hemos decidido que hay mejores maneras de alcanzar y activar esta audiencia”, resumió para la CNN el director ejecutivo Steve Ritchie

Lo que resta por saber es qué papel ha jugado en todo esto Jerry Jones, el poderoso y multimillonario propietario de los Dallas Cowboys que lidera un frente para expulsar del mando de la NFL al comisionado Roger Goodell. Este, en venganza, va a multar económicamente a Jones. Pero por lo de pronto es la liga la que dejará de percibir dinero, el de la pizzas de Papa John’s. ¿Y quién era uno de los protagonistas más celebrados de los anuncios de la marca en cuestión? Sí, un Jerry Jones dispuesto a rapear y bailar sin miedo al ridículo para vender pizza.

No Hay Más Artículos