La generación de 2018 llevaba varios años amenazando con ser una de las más ricas en quarterbacks y el arranque del Draft de en la NFL así lo demostró. Un dicho en la liga reza que hay dos tipos de equipos: Los que tienen un QB franquicia, y los que lo están buscando. La ley de oferta y demanda siempre provoca que el segundo grupo sea más amplio y así quedó demostrado en la primera ronda, con cinco pasadores elegidos, algo que no ocurría desde 1999.

El primero en salir no se hizo esperar, ya que los Cleveland Browns, la peor organización de las últimas temporadas, eligió con el número uno a Baker Mayfield. Considerado por muchos algo pequeño para la NFL, llega tras dominar la NCAA y llevarse el trofeo Heisman como jugador universitario. Ahora tendrá la difícil misión de ser la piedra angular para la reconstrucción de una franquicia que no tolerará más fracasos.

Otros tres quarterbacks acompañaron a Mayfield en el Top 10. En el número tres los Jets cazaron a Sam Darnold, el mejor proyecto para los analistas americanos, mientras que los Bills subieron hasta la séptima plaza para hacerse con el cañonero Josh Allen. Los Arizona Cardinals pueden presumir de haber firmado uno de los robos de este draft, ya que subieron al décimo escalón para elegir a Josh Rosen, seguramente el más preparado de los cuatro para rendir de inmediato, pagando sólo una tercera y una quinta ronda.

El último en salir fue Lamar Jackson, por el que pujaron los Baltimore Ravens en el último puesto de la primera ronda, apostando a que se convertirá en el relevo de Flacco. Antes, mucho intercambio de elecciones. Hubo bajadas, subidas, decisiones inesperadas y otras que estaban cantadas, como los Giants eligiendo como número dos a Saquon Barkley.

Fue una noche dominada por los quarterbacks incluso de forma indirecta, ya que hasta seis equipos eligieron jugadores de la línea ofensiva para proteger a sus pasadores. Otras posiciones que salieron reforzadas fueron los linebackers y la secundaria, con la curiosidad de que dos hermanos fueron elegidos por primera vez en primera ronda: Tremaine y Terrel Edmunds.