Sin ningún tipo de pudor, ni remordimiento, la NFL sigue coartando la libertad de sus jugadores para hacer casi cualquier cosa. Los propietarios de los 32 equipos que conforman la liga acaban de aprobar de forma unilateral una nueva política para poner fin a la polémica sobre las protestas durante el himno nacional. La solución de Roger Goodell ha sido la de siempre: imponer sanciones.

De esta forma y sin concretar la forma de esas multas, la NFL sentencia en un comunicado que “todos los jugadores y personal de la liga sobre el campo tendrán que ponerse en pie y mostrar respeto a la bandera y al himno“. Añade que “los equipos serán sancionados si su personal está en el campo y no muestra respeto”, obligando también a las organizaciones a redactar unas normas de trabajo en la que se establezcan qué medidas tomar en caso de que alguno de sus miembros “no muestre respeto”.

El objetivo, obviamente,  es que las protestas no sean visibles durante durante las retransmisiones televisivas. Eso sí, los propietarios de las franquicias NFL han dejado lugar a una mínima concesión: ya no será obligatorio que los jugadores estén sobre el emparrillado cuando suene el himno, como sí lo era hasta ahora. Señalan bien claro, en ese caso, que “todo aquel que elija escuchar el himno de pie deberán permanecer en el vestuario o un lugar similar hasta que haya terminado”.

Todo esto llega después de un año cargado de tensión. Las protestas de Colin Kaepernick, los insultos de Trump, la denuncia a la NFL por parte de quarterback… Esta medida no hace más que recrudecer la guerra entre la patronal y los trabajadores, en este caso los jugadores, que a través de su sindicato no han tardado en mostrar su malestar, entre otras cosas, por tomar la decisión de forma que ellos considera autoritaria.

En un comunicado publicado poco después del de la NFL, su portavoz señala que “los jugadores muestran su patriotismo a través del activismo social, los servicios a la comunidad, apoyando al ejército y las fuerzas de la ley y, sí, a través de sus protestas para poner en conocimiento los problemas que les preocupan“. Para terminar en tono desafiante: “Nuestro sindicato revisará la nueva ‘política’ y desafiará cualquier aspecto que no se sostenga atendiendo al actual convenio colectivo”. Parece que la tensión continuará una temporada más en la NFL.

No Hay Más Artículos