La estrella del fútbol femenino estadounidense Alex Morgan suele ser noticia a cada paso que da. Que si firma por este equipo, que si protagoniza aquella campaña publicitaria, que si la vemos en aquella serie… Esta vez, sin embargo, se encuentra de actualidad por algo que lamentará durante un tiempo considerable (como era de esperar, ya lo ha hecho).

La futbolista californiana recibió el pasado domingo la tarjeta roja más bochornosa de su carrera, al ser expulsada de Disney World junto a otros dos jugadores de la MLS, Giles Barnes y Donny Toia. Según el posterior informe policial, Morgan y sus acompañantes se encontraban en estado de embriaguez.

En el mencionado día, la futbolista de 28 años subió a su cuenta de Instagram una fotografía con un numeroso grupo de personas, anunciando además que se preparaban para su “Around the World anual en 8 horas”. Hacía referencia con ello  a un juego para adultos en los que la misión es beber en los once lugares del Epcot Park.

Por ejemplo, en la zona de Alemania te puedes calmar la sed con una cerveza, en la de Italia con un vino rosado o en la de México con algo aún más fuerte, como el tequila. Nada menos que once ubicaciones para hacer pleno. Obviamente, la cosa salió mal…

Según recogió el portal TMZ, Morgan y sus amistades se vieron envueltas en una discusión con otro grupo, que motivó la intervención de la seguridad del parque. Siempre de acuerdo con la misma fuente, la futbolista se encontraba en tal estado que replicó a los agentes afirmando que ella “conocía al equipo SWAT”. Tristemente para Morgan, el argumento no funcionó y recibió la orden de abandonar Disney World junto a Barnes, Toia y la mujer de este último.

La jugadora estadounidense defiende en la actualidad los colores del Orlando Pride (menuda ironía) tras conquistar la Champions League este mismo año con la camiseta del Olympique de Lyon.