Patrice Evra es un jugador ya en el tramo final (36 años) de una carrera brillantísima, con muchos títulos a sus espaldas en Manchester United y Juventus, decenas de internacionalidades con Francia… y últimamente una estelar presencia en las redes sociales. Sus vídeos se han convertido en una fuente inagotable de risas. Parece que Evra fuera el hombre más feliz del mundo. En sus publicaciones siempre está haciendo el payaso, cantando, riendo o disfrazado. Son las típicas fotos o vídeos que hacen al que las ve desear tomarse lo mismo que se ha tomado el protagonista. La felicidad de Evra (a veces pura tontería) es contagiosa. Hasta que la perdió el pasado jueves en Portugal.

En los instantes previos al Vitoria de Guimarães-Olympique de Marsella, Patrie Evra se encaró con unos aficionados del equipo francés que le increpaban desde la grada mientras hacía el calentamiento antes del saque inicial. Lo que pasó después fue un homenaje a Eric Cantona: patada a un espectador e insólita expulsión de Evra, el primer jugador de la historia en la Europa League expulsado antes de iniciarse un partido. Evra iba a ser suplente en el lateral izquierdo porque ha perdido su sitio en el equipo. Por ahí van las críticas de los ultras del Marsella, una de las aficiones más ruidosas pero también exigentes de Francia.

Quizás a los seguidores del Olympique no les guste que Evra esté jugando regular en su última etapa y en su regreso a Francia, y les guste menos que su defensa sea una de las más goleadas de la Ligue 1, aunque estén cuartos clasificados en la durísima lucha por los puestos europeos en Francia. Quizás les guste menos aún la actitud desenfada de Evra en las redes sociales, como si nada le importase. El veterano lateral respondió al principio con ironía a las quejas en Portugal, pero algo le debió de hacer click en la cabeza porque de repente se puso violento, pateó a un seguidor y se peleó con quien quisiera separarlo.

“Evra tiene experiencia, y no debe reaccionar así. Es obvio. Desde luego, no podemos responder así por muy bajos e increíbles que sean esos insultos, aunque vengan de nuestros seguidores”, dijo posteriormente el entrenador del Marsella, Rudi García, que también tuvo mensajes para el aficionado por insultar a uno de los suyos. El relato de un periodista español, que coincide con el de colegas lusos y franceses, no deja en buen lugar tampoco a los seguidores del OM, habituales generadores de incidentes allá por donde pasan.

Evra no ha abierto la boca: sabe que lle puede caer una sanción dura y ejemplarizante. El ejemplo de Cantona: 9 meses de sanción FIFA que cercenaron a sus 29 años el mejor momento del genio galo. A Evra podría suponerle la retirada.

No Hay Más Artículos