La pasión mal entendida por el fútbol que se vive en Estambul se materializó en varios puntos de sutura en la cabeza del entrenador del Besiktas. El proverbial ambiente infernal de un duelo del equipo de las águilas contra el Fenerbahçe se tradujo en violencia dentro y fuera de la cancha. La vuelta de las semifinales de Copa de Turquía acabó antes de tiempo después de que un objeto impactase en la coronilla de Senol Gunes. Fue suficiente para que el árbitro suspendiese el encuentro, con 0-0 en el marcador y todo por decidir tras el 2-2 de la ida.

Tendemos a sobrevalorar el ambiente espectacular de las gradas de Turquía (y otros países) cuando en realidad lo que hay muchas veces es una violencia latente cuya explicitud depende casi siempre de la puntería de un indeseable. Fue el caso de lo que aconteció el jueves en Estambul. El partido estaba calentito desde que, a la media hora de juego, Pepe recordase sus peores momentos con el Real Madrid y se llevase por delante a Josef de Souza. Eso no apaciguó los ánimos de los seguidores locales, que cada vez que el portugués Quaresma sacaba un córner para el Besiktas, le recibían con una lluvia de objetos. Las fotos del partido muestran al ex del Oporto protegido por una muralla de escudos de los antidisturbios, como si estuviera en una parada de autobús.

Senol Gunes recibió el impacto de un objeto aún no identificado hacia los 10 minutos del segundo tiempo. Tras la pertinente bronca en el campo entre jugadores de uno y otro equipo, los del Besiktas decidieron irse al vestuario con la firme decisión de no volver. El árbitro, Mete Kalkavan, decidió que lo mejor para todos era no volver para la media hora que restaba de encuentro. En el vestuario, los medios locales dicen que hubo de todo. El presidente del Besiktas, Fikret Orman, asegura que hubo futbolistas agrediendo a guardias de seguridad privada. El dirigente confirmó que Senol Gunes pasará una noche en el hospital para cuidar de la brecha y la posible conmoción. Y que su espíritu está por los suelos tras lo vivido en campo del Fenerbahçe.

La cosa en Turquía puede ponerse aún más caliente porque la Liga, a cinco jornadas del final, está apretadísima. El Galatasaray lidera con un punto de ventaja sobre el Besiktas y el Istambul, y con dos sobre el Fenerbahçe. Y hay un duelo directo entre Galatasaray-Besiktas de por medio, que puede ser tan decisivo como provocador. Todos están ya sobre aviso tras lo ocurrido en la Copa de Turquía.

No Hay Más Artículos