Luis Zubeldía es muy joven para ser entrenador, pero el argentino ya tiene callo para asumir la realidad de los banquillos. Alejado de los campos como promesa en La Pampa por culpa de graves problemas de rodilla, saltó a la escena de la Primera división argentina con Lanús y luego en Racing de Avellaneda, como el técnico más joven del fútbol de su país. En Racing pasó sus primeros tormentos y saboreó la amargura de la presión externa: afición, prensa, exentrenadores superados por los tiempos (Alfio Basile)… Por eso, el despido del Alavés, a las 4 jornadas de Liga, ya no coge por sorpresa a Zubeldía a pesar de su juventud.

El argentino es el primer técnico que pierde su cargo en la Liga española. Su Alavés estaba pasando los apuros que suelen pasar los modestos que asoman la cabeza con escaso potencial económico: el equipo de Vitoria perdió a sus mejores jugadores de la sorprendente pasada temporada y por ahora los fichajes (Bojan, Munir sobre todo) aún no están aportando lo que se espera. El Alavés de Zubeldía era un equipo distinto al de Mauricio Pellegrino, pero donde éste encontraba rentabilidad a su sobriedad y seriedad defensiva, el equipo de aquél pagó muy caro el no marcar ni un sólo gol en 4 jornadas. Y los delanteros rivales (Maxi Gómez, Bacca, Messi Bakambu…) se están poniendo las botas con la defensa vasca.

Pellegrino estuvo a punto de ser el entrenador de Racing en el 2012, pero al final Zubeldía ganó la pugna en la directiva del Cilindro. El camino se cruzó en el Alavés y ahí salió muy victorioso Pellegrino, a pesar de su poco clara y elegante salida este verano. Zubeldía era uno de varios técnicos que ya están en apuros en el inicio de la Liga española. Y el próximo en situación más delicada es, precisamente, el siguiente rival del Alavés. Este miércoles, los vascos visitan Riazor para medirse al Deportivo de La Coruña, que tampoco ha ganado en lo que va de campeonato. Si no vence, Pepe Mel es el máximo candidato a engrosar la lista que acaba de iniciar Zubeldía.

Es un momento delicado para los equipos necesitados, porque se viven tres jornadas de Liga en una semana. Eso no asustó a la directiva del Alavés para cambiar de entrenador con apenas 48 horas para preparar el siguiente choque. A lo apretado del calendario, a las esperanzas que le dan sus estelares delanteros Adrián, Andone y Lucas, y a la fe en Riazor se aferra Pepe Mel para seguir en el cargo, a pesar de sumar apenas 4 victorias en 19 partidos al frente del club gallego. ¿Será Mel el siguiente?