En lo frenético que está siendo el inicio de Liga, con un Messi intratable, el primer técnico destituido y el atasco que está sufriendo el Madrid, el Athletic de Bilbao acaba de anunciar la mejor noticia que podía recibir el fútbol español: Yeray Álvarez ha vuelto a superar el cáncer de testículo y recibirá el alta médica en los próximos días.

El jugador de Barakaldo anota así en su casillero el segundo triunfo en menos de un año contra la enfermedad que le atacó por primera vez en diciembre del año pasado. La irrupción de Yeray en el Athletic fue espectacular. Debutó la pasada campaña en la Europa League y se consolidó en el centro de la defensa, participando en 17 encuentros hasta que se le diagnosticó la enfermedad.

Tuvo que pasar por el quirófano, pero no estuvo alejado de los terrenos de juego ni dos meses. Regresó a principios de febrero para ser titular contra el Barcelona y completó otros tantos partidos con el conjunto vasco hasta final de curso, ganándose además la convocatoria con la selección sub-21.

En junio llegaron de nuevo malas noticias, cuando se anunció Yeray había recaído de la enfermedad y tendría que recibir quimioterapia. Pero el central tenía claro que si se había levantado una vez volvería a hacerlo, sobre todo contando con compañeros como los del Atheltic, que le dedicaron una bonita sorpresa.

A partir de ahora Yeray comenzará su puesta a punto a nivel físico para volver a incorporarse al equipo. El gran objetivo, poder continuar a sus 22 años con la prometedora carrera futbolística que tiene por delante sabiendo que ha salido victorioso en los dos partidos más importantes que ha tenido hasta la fecha.