En el mundo del fútbol hay entrenadores que rara vez van a ocupar portadas. Ese tipo de técnicos que nunca consiguen el caché necesario para ocupar un banquillo grande y que labran su carrera a base de milagros en clubes más modestos o, por decirlo de alguna manera, ocupándose del trabajo sucio. Esta es más o menos la historia de Gianni De Biasi, que a sus 61 años ha regresado a España para un nuevo reto de carácter humilde: salvar al Alavés después de un horrible arranque de temporada.

Y la nueva aventura no ha empezado mal para el italiano. En su primer encuentro al frente del banquillo vitoriano ha sumado los primeros tres puntos. Lo ha hecho además a domicilio y en un campo difícil como el del Levante. Después de la destitución de Zubeldía, el equipo parece recuperar algo de autoestima y, de momento, ya ha conseguido abandonar la última posición de la tabla.

Este tipo de trabajos son los que mejor se le dan a De Biasi, siempre moviéndose en contextos modestos, como en su anterior aventura en el fútbol español. Fue hace diez años y, curiosamente, en el banquillo del propio Levante. Sustituyó a Abel Resino para intentar levantar un equipo en una profunda crisis económica, pero no pudo evitar el descenso.

Así ha transcurrido su carrera, entre ascensos e intentos de permanencia. Logró subir al Modena y al Torino a la Serie A. En este último fue despedido antes de empezar la liga en la máxima categoría y contratado en febrero de nuevo para salvarlo. Después de su paso por el Levante regresó al Toro como último recurso para volver a mantener la división. También lo logró.

Tras intentarlo sin suerte en el Udinese, De Biasi dio el paso a una selección nacional para ser entrenador de Albania. Él seguramente no sabía que esta decisión le daría el mayor éxito de su carrera al conseguir la primera clasificación del país balcánico para una Eurocopa, de Francia en 2016. Ahí aguantó hasta el pasado verano, cuando dejó el banquillo para volver a ofrecer sus servicios a algún otro equipo en problemas.

No Hay Más Artículos