Messi tuvo un partido regulero: sólo estuvo a centímetros de marcar al menos tres goles. Las redes sociales explotaron una vez más hacia André Gomes, preguntándose cómo es posible que el centrocampista portugués cuente con el favor de otro entrenador del Barcelona a pesar de su planicie. Luis Suárez tuvo ocasiones para hacer gol pero sigue un tanto impreciso en el primer toque. Iniesta aguantó apenas una hora a un ritmo de juego lento del equipo azulgrana en ataque. Y Piqué tuvo una primera parte desastrosa. Nada de eso facilitó la primera victoria de Simeone como técnico del Atlético de Madrid sobre el Barça, que sacó un empate en territorio hostil para seguir invicto.

Hasta en tres de esas ocasiones, el Atlético de Madrid se adelantó en el marcador al Barça, que se las apañó para no perder. Da igual la versión que muestre el equipo colchonero: la más agresiva sin el balón, la punzante a la contra con él, la que aprovecha la estrategia como nadie, la que quiere jugar a la espalda de los laterales, la que quiere desentenderse de la pelota… En un Metropolitano convertido en un mitin político, el Atleti fue mejor en el primer tiempo, en el que el trote cochinero del Barça con el balón en los pies le facilitó mucho la cosa: no tenía salidas por banda el equipo de Valverde con ese André Gomes incapaz ya no de desbordar partiendo desde la derecha, sino de aprovechar el vuelo de Semedo. Sául, Gabi y Koke tomaban turnos en la cola para secar a Messi.

Ter Stegen encajó el gol de Saúl desde fuera del área y evitó un par de remates de gol de Griezmann (lo único del francés en el partido). Lo pagó caro el Atlético, que en la segunda parte ya no tuvo aguante ante un mayor ritmo azulgrana, y la entrada de Sergi Roberto (algo menos a la de Deulofeu) acabó por encajonar a los colchoneros. Marcó Luis Suárez en un precioso cabezazo y pudo remontar el charrúa y Messi también.

La historia se repite para Simeone, que saboreó su primera victoria liguera sobre el Barça durante una hora y luego rezó para no perder. “Es muy difícil jugar contra el Barça y en la primera parte conseguimos que no nos hicieran tanto daño. En la segunda sí no los hicieron. Los dos intentamos ganar y acabamos en empate”, se resignó el Cholo, que seguirá esperando su ocasión.

No Hay Más Artículos