El Barcelona se impuso al Málaga en el Camp Nou (2-0) con Gerard Deulofeu como protagonista. El extremo cuajó un buen encuentro y se encargó en una de las primeras jornadas del encuentro en darle la razón a Ernesto Valverde, su entrenador, y también a todos aquellos aficionados al fútbol español que reclaman la implantación del VAR para evitar jugadas como las del primer gol del conjunto culé .

Vayamos por partes. Primero, el grave error arbitral. Porque el 1-0 de Deulofeu no debió subir al marcador después de una jugada en la que el balón salió claramente por la línea de fondo antes de que Digne asistiera al canterano azulgrana. Todos en el campo lo vieron, menos los cuatro colegiados. La defensa y, sobre todo, el portero malacitano no se creían lo que estaba pasando. Pero pasó.

Y pasó porque el fútbol español sigue sin autorizar el uso del vídeo arbitraje. Mucho se ha discutido sobre la conveniencia de su uso y cómo podría influir en el ritmo de los partidos. Pero la realidad es que lo único que debería preocupar es si el VAR puede hacer un fútbol más justo. Y eso es incontestable. Porque en una jugada tan clara como la de esta tarde, el gol no habría tardado ni 15 segundos en anularse.

Pero volvamos al rendimiento de Deulofeu y a la otra parte a la que el jugador se ha encargado de reforzar sus argumentos, su propio técnico. Después de su buena actuación la semana pasada ante el Atlético, Valverde elogió al habilidoso extremo anunciando que podía ser importante para el Barça: “Es un jugador que arriesga cada jugada, es explosivo, tira un desmarque de los de verdad, hace un regate de los de verdad. Cuando arriesgas, si no te sale parece que se queda en poca cosa, pero necesitamos gente que arriesgue y pueda en un momento dado romper una situación que hoy nos estaba faltando, un punto de desparpajo arriba. Él nos lo ha aportado y es un jugador que nos lo puede dar“.

Además del gol, el catalán fue de lo poco destacado en la primera parte para los locales y parece estar aceptando poco a poco el rol de extremo que debe jugar pegado a la cal. Lo hace en la banda derecha, donde cada vez se entiende mejor con Sergi Roberto. El pasado miércoles ya cuajó un gran encuentro contra el Olympiacos en Champions y parece dispuesto a aprovechar la confianza de Valverde, al menos, mientras no vuelva Dembélé.

No Hay Más Artículos