Cumplido el primer tercio de Liga y la pasada la primera eliminatoria de Copa del Rey con participación de equipos de Primera división (algunos resultados con posibles repercusiones en la materia que sigue), ya han sido despedidos seis entrenadores de la máxima categoría del fútbol español. El último en caer, Pako Ayestarán, responsable desde hace un par de meses del banquillo de Las Palmas, y que en siete partidos sólo ha sido capaz de lograr una victoria y un empate. Las apuestas ya están abiertas para ver quién será el próximo en caer, con al menos dos candidatos fijos y quizás otros dos si la cosa se complica en exceso.

Ayestarán había sustituido a su vez a Manolo Márquez en el banquillo canario. Las Palmas arrancó la temporada con muchas expectativas, con el refuerzo temporal de Vitolo hasta que se vaya al Atlético, con Halilovic, Remy, Calleri más Jonathan Viera, Tana… Pero es penúltimo, y era colista hasta el pasado fin de semana, cuando empató contra pronóstico en Anoeta. Ese resultado dio aire a Ayestarán, pero el bochorno copero ante el Deportivo (2-3), cuando estuvo cerca de dilapidar el 1-4 de la ida (única victoria del vasco en Las Palmas), fue demasiado para el volcánico presidente del club canario, adicto a los micrófonos y a los gestos populistas, y la afición hacía tiempo que pedía la cabeza de Ayestarán.

No sorprendió a nadie este despido, aunque fuera de madrugada. Un poco más impaciente pareció el del italiano Gianni de Biasi en el Alavés. El veterano técnico llegó con brío y una victoria al banquillo vasco, pero se ha desinflado enseguida. El Alavés es colista y no le hace un gol a nadie. De Biasi había sustituido al argentino Luis Zubeldía, visto y no visto en España. Paco Jémez, salido del Cruz Azul tras un tumultuoso paso por México, es aspirante tanto al banquillo del Alavés como de Las Palmas.

Zubeldía fue el primero en caer, y poco después de él llegó el despido de Pepe Mel. Su sustituto, Cristóbal Parralo, estaba en la estructura del Deportivo de La Coruña, como responsable del filial. Pero el Dépor no acaba de despegar: suma una victoria en Liga y otra en Copa (sin evitar la eliminación), dos derrotas en Liga y otra en Copa, y un empate. Roza los puestos de descenso y el presidente del club, Tino Fernández, ya ha expresado en más de una ocasión que la plantilla da para más. Alavés y Las Palmas ya van por su tercer entrenador, y el Dépor puede ser otro en seguir ese camino.

El único relevo en los banquillos españoles que ha funcionado de verdad es el del Villarreal. Fran Escribá dejó su sitio a Javier Calleja y el Submarino Amarillo ha emergido con su mejor fútbol, y de la mano de los goles de Bacca y Bakambu se ha encaramado al sexto lugar de la Liga, avanza en Copa y en Europa League. El resto de los sustitutos no mejora o lo hace muy poco el rendimiento de su predecesor. y más que el del Dépor, otros dos banquillos tienen una inestabilidad grande: Málaga y Athletic de Bilbao. Míchel lleva esquivando el despido varias semanas en el conjunto andaluz, pero Ziganda viene de un batacazo sin precedentes en la Copa del Rey y en Liga lleva 5 jornadas sin ganar. Otro nombre a la lista por si alguien tiene el gatillo fácil o si al involucrado se le cruza el cable: Quique Setién y un Betis que ha entrado en barrena en las últimas semanas.