El fútbol español vivió un martes tumultuoso por cuestiones que nada tiene que ver con lo que pasa en los campos. La Arandina, un modesto equipo de Castilla y León que juega en Tercera división, copó los titulares de todo el país por la detención de tres de sus futbolistas, acusados de una presunta agresión sexual a una joven de 15 años. Por desgracia, en los últimos tiempos se han dado varios casos de futbolistas de élite que se ven involucrados en acusaciones del estilo (Muniain y De Gea, Enrich y Luna, Benzema, Santi Mina…), pero el caso de la Arandina adquiere tintes especialmente dramáticos por la edad de la supuesta víctima.

Según informan todos los grandes medios españoles, el portero Viti (22 años) y los delanteros Lucho (24) y Raúl Calvo (19) han sido arrestados en el piso que todos comparten en Aranda del Duero (piso pagado por el club) por supuestamente haber abusado de una chica de 15 años en la misma vivienda. Fuentes cercanas al caso dicen a El País que la adolescente recibió la propuesta de los tres futbolistas una noche y les acompañó al piso donde viven. Allí, se quiso echar atrás pero los tres acusados la forzaron. Se sospecha que los futbolistas de la Arandina grabaron la relación sexual en vídeo.

Otras fuentes policiales citadas por El Mundo aseguran que la joven aceptó una relación sexual con uno de los jugadores, pero los otros dos se sumaron sin que ella consintiera. La adolescente, a tratamiento psicológico desde hace 10 días, cuando se produjo la agresión, pudo haber seguido adelante con la relación sexual para evitar males mayores. La noticia ha dejado en shock a toda España, cuando aún permanecen los ecos de la supuesta violación en grupo de un grupo de hombres a una chica en los Sanfermines.

“De entrada no me lo creo, este año tengo uno de los mejores vestuarios que he tenido, chavales muy sanos, nobles y muy majos, jamas me han generado un problema”, dijo a la prensa el entrenador de la Arandina, Diego Rojas. El club castellano leonés se ha mostrado prudente ante la avalancha de peticiones de entrevistas, opiniones, etcétera. En sus dos comunicados lanzados a lo largo del día, la Arandina pidió respeto a la justicia y esperar a la decisión sobre los futbolistas. Y también que de confirmarse las gravísimas acusaciones, los jugadores serían despedidos y nunca más volverían al club.  Todo en una ciudad de apenas 30.000 habitantes, que no quieren creer que los futbolistas de su modesto equipo de fútbol pueden caer tan bajo.

No Hay Más Artículos