El Deportivo de La Coruña es un equipo desastroso en defensa que tiene, sin embargo, un ataque apañadito para poder mantenerse sin problemas en Primera división. Su problema, al menos uno de ellos, es que pesa bastante más lo primero que lo segundo. De ahí que los 18 goles que ha marcado le sirvan para ubicarse fuera del descenso por los pelos. El Barcelona lo aprovechó con un 4-0 sencillo que pudo ser mucho más. Claro, el equipo azulgrana lleva en toda la Liga 26 tiros a los postes. Es decir, ha dado en la madera más veces que el Dépor ha marcado en lo que va de temporada. El Barça se topó 5 veces con los postes ante los coruñeses, lo único que se quiso interponer en la victoria aplastante de un líder sólido, que llegará al clásico contra el Real Madrid en condiciones de dejar casi sentenciado el torneo.

Abundemos un momento en el tema de los postes. Leo Messi lleva 14 goles en Liga y ante el Deportivo pudo hacer al menos 6 con un poco de suerte. Dio tres veces en los postes (lleva 14 tiros en los palos, una cifra que parece inventada), falló un penalti (el portero Rubén, el mejor del Dépor pese a los 4 goles encajados, se lo adivinó y sacó casi de la escuadra) y tuvo dos remates francos perfilados para su zurda de los que no suele fallar. Messi no marcó pero volvió a ser el mejor futbolista del partido, auxiliado por unos minutos brillantes de Andrés Iniesta y la llegada de Paulinho, que se benefició de un tiro al poste de la Pulga y de otro de Jordi Alba para empujar sendos rechaces y convertirse en el centrocampista más goleador de la Liga.

Luis Suárez sigue en racha y es la mejor noticia del partido para el Barcelona. El delantero charrúa anotó dos, marcó por cuarto encuentro consecutivo y poco a poco se va pareciendo al goleador letal de otrora. Lástima que pudiera haber sido expulsado si el árbitro hubiese visto su encontronazo inicial con el suizo Fabian Schär. El partido no tuvo mayor historia, porque el Barça tardó en arrancar pero luego abusó de un rival sin tensión, decepcionante en todas sus líneas. Fue una noche plácida para los de Ernesto Valverde, a pesar de quedarse sin otro gol por la falta de tecnología en la Liga española y perder a Alcácer por lesión para un par de semanas.

Todo va bien para el Barcelona. Líder invicto en la Liga, a Ernesto Valverde le gustaría quizás tener algo más de puntería. “Si apuntásemos al palo no acertaríamos tanto”, dijo en rueda de prensa el entrenador vasco, pensando sin duda en que a lo mejor ante el Real Madrid no puede permitirse tanto fallo delante de la portería. “La gente siempre tiene en cuenta la distancia con el Real Madrid, pero el Atlético está a 6 puntos. Es una competición larga y la ventaja en poco tiempo la puedes perder», quiso restar trascendencia a la cita del 23 ante el Madrid. No lo va a conseguir, es el partido que todos esperan y si el Barça gana, más de media liga estará en su mano.

No Hay Más Artículos