La Copa del Rey sigue reservándose los platos fuertes. Las bolas del sorteo de cuartos de final realizado en la Real Federación Española de Fútbol desperdigaron a los favoritos del torneo de cara a las eliminatorias de ida y vuelta que están fijadas para el 17 y el 24 de enero. Barcelona y Espanyol disputarán un derbi local, mientras que Real Madrid y Leganés vivirán uno regional. Atlético de Madrid y Sevilla medirán cara a cara su momento de ilusión y depresión, respectivamente, lo mismo que Valencia y Alavés, dos conjuntos con trayectorias divergentes en la competición liguera.

A continuación detallamos las eliminatorias que comenzarán la próxima semana. El equipo situado en primer lugar juega el encuentro de ida como local:

· Leganés – Real Madrid: para los equipos modestos casi nunca es un buen momento para enfrentarse a un coloso como el actual campeón de Europa, pero si Asier Garitano, el técnico de los pepineros, pudiese escoger cuándo hacerlo, seguramente pediría hacerlo ahora. El empate en el Santiago Bernabéu ante el Numancia en la ronda anterior pintó las camisetas blancas del Madrid con el tono colorado de la vergüenza. El grupo de Zidane ha dimitido en La Liga y no puede despreciar el torneo copero. El año pasado cayó precisamente en cuartos de final ante el Celta. Este sorteo viene además con pedrea debido al mareante calendario liguero. El partido de copa se jugará en jueves y obligará a retrasar al domingo 21 el MadridDeportivo de Liga.

· Espanyol – Barcelona: si los plazos de la lesión muscular con la que llegó al Camp Nou se aceleran, Philippe Coutinho podría intentar debutar en el encuentro de vuelta frente al equipo con el que conoció el fútbol español. En su estado de forma actual, el Barça es el máximo favorito para alzar la Copa, más aún tras la exhibición de la vuelta de octavos de final ante un Celta de Vigo que acostumbraba a darle problemas y al que se sacudió sin apenas desperezarse. Más difícil resulta pronosticar la salud del Espanyol. El proyecto de Quique Sánchez Flores en el club perico está defraudando en esta segunda campaña, donde no se advierte crecimiento pese a la inversión de dinero chino. Tanto es así que existen rumores de una posible salida del entrenador hacia la Premier League en este mismo mercado de invierno.

· Atlético de Madrid – Sevilla: la certeza frente a la incertidumbre. La incorporación de Diego Costa ha reforzado la fe en el cholismo. Pese al mal juego y algún empate decepcionante, este es el Atleti de la era Simeone que menos partidos pierde. El añadido del delantero hispano-brasileño aumenta el peligro de un grupo que, eliminado de la Champions League, puede ver en la Copa del Rey una oportunidad óptima para tocar metal. Mientras tanto, en la orilla del Guadalquivir solo hay muecas de disgusto. El Sevilla no tuvo paciencia con Berizzo y se encomendó a la dirección de un Montella que venía de decepcionar en el Milan. Su primera gran prueba ante su afición acabó en derrota humillante ante el Betis. El hueso colchonero llega en muy mal momento para la estabilidad del primer proyecto huérfano de Monchi.

· Valencia – Alavés: chés y vitorianos han intercambiado sus temporadas respecto a la campaña anterior. Hace ahora un año, los vascos maravillaban en La Liga y progresaban en una Copa del Rey donde solo el Barça los pudo tumbar en la final. Por aquel entonces el Valencia penaba con cambios múltiples de entrenador y un flirteo con los puestos de descenso impropio de su millonaria plantilla. En la actualidad el equipo que dirige Marcelino es la gran revelación del fútbol español, mientras que el Alavés ha tenido tres entrenadores distintos. Abelardo ha insuflado ánimo a un equipo hundido hace dos meses y que confía en sus refuerzos invernales para virar definitivamente el rumbo. Siempre que los pueda hacer, ya que el club habría rebasado su tope salarial.

 

No Hay Más Artículos