Con el 3-2 del BetisLeganés concluía la primera vuelta de La Liga Santander 2017/2018. Diecinueve jornadas han bastado para proclamar al campeón. O al menos ese es el convencimiento de buena parte de los seguidores del torneo español de la regularidad, dominado por una versión casi inmaculada del Barcelona. Mientras discutíamos sobre el poco brillo de esta encarnación culé ideada por Ernesto Valverde fueron pasando las semanas y, cuando nos dimos cuenta, nadie era capaz de seguir el ritmo de tremenda eficacia impuesto por Messi, Ter Stegen y, quién nos los iba a decir, Paulinho. Pero aunque la tentación de colocarle el laurel al club catalán es grande, la realidad es que el campeonato de invierno es un título honorífico sin valor real y que aún restan otras 19 jornadas más para certificar quién ha sido el mejor equipo del curso. La tensión del duopolio dominante que solía ser el hilo conductor de la competición se ha malogrado por culpa del Real Madrid, a una galaxia de 19 puntos de distancia del líder. Sin embargo, la segunda vuelta del torneo aún puede generar muchos otros relatos interesantes. Aquí van cinco preguntas que queremos resolver durante el reverso de la competición que comienza el próximo fin de semana.

· ¿Llegará el Barcelona a los 100 puntos?: la superioridad que demuestran los dos transatlánticos del fútbol español gracias a su ventaja presupuestaria sobre el resto de la competición ha hecho que en sus últimos triunfos ligueros la puntuación se haya disparado. El Madrid ganó con 100 puntos en 2012 y los blaugrana hicieron lo propio en la temporada siguiente. El Barça ya tiene ahora 51 y aún no ha perdido un solo encuentro. Varios factores animan a creer en que pueda replicar sus estadísticas en la segunda vuelta: Luis Suárez, que comenzó el torneo muy desacertado, no para de acumular goles en las últimas jornadas; ha incorporado a una nueva estrella, Philippe Coutinho, que no puede jugar competición europea y tendrá que demostrar todo su valor en La Liga; ha reforzado aún más su defensa con Yerri Mina; y además posee el único factor que verdaderamente hay que tener en cuenta: sigue disponiendo de Leo Messi. Solo la exigencia de las rondas finales de la Champions League, donde comenzará por enfrentarse al Chelsea, podría enturbiar el feliz estado de ánimo culé.

· ¿Hay alguien que pueda disputarle el título al Barça?: Atlético de Madrid, te estamos mirando a ti, sí. El grupo del Cholo Simeone es el más directo perseguidor del líder, a nueve puntos de distancia, y cuenta con una ventaja sobre los catalanes. Para su propia desgracia, ha quedado liberado del esfuerzo de la Champions, aunque intentará resarcirse en una competición asequible para su potencial como la UEFA Europa League, donde un equipo de mucho menor fuste como el Celta de Vigo pudo avanzar hasta semifinales la pasada temporada. Conviene recordar que este es el Atleti que menos partidos ha perdido de la era Simeone, tan solo uno, y que es el conjunto menos goleado del torneo con ocho tantos encajados. El añadido de Diego Costa multiplica el potencial ofensivo de un grupo que, como poco, no debería perder más comba respecto al Barcelona. El Valencia, gran sorpresa de La Liga, está aún un escalón por debajo para intentar el asalto al título.

· ¿Continuará el drama en la Casa Blanca?: nunca el Real Madrid se encontró a tanta distancia del Barcelona en el campeonato. Aunque el discurso oficial entonará el cántico “¡Hasta el final, vamos Real!”, nada indica que el vigente campeón pueda hacer otra cosa que maquillar la diferencia. De igual manera, resulta inconcebible que los merengues se caigan más allá de la cuarta plaza que amenazan el Villarreal, su último verdugo, y un Sevilla en horas bajas. La última vez que el Madrid no disputó la Liga de Campeones fue en la temporada 1994/1995. El problema para el club blanco es que no sabe si ir o quedarse. Deposita sus esperanza en Europa, pero la competición doméstica también dictará el futuro en el feudo de Florentino Pérez. Si dispara el gatillo en este mercado de invierno para hacer un fichaje de relumbrón, lo más probable es que se trate de un futbolista que ya no pueda disputar la Champions. Al mismo tiempo su aportación en Liga resultaría baldía, dada la ventaja del Barça. Una eliminación antes de la final europea condenaría el proyecto de Zidane e incluso podría abrir la puerta de salida a símbolos como Cristiano Ronaldo. El fiasco liguero sitúa al club más exigente ante un dilema: orejuda o reconstrucción.

· ¿Habrá algún equipo con cinco entrenadores diferentes esta temporada?: puede que sí, por increíble que parezca. La inestabilidad de los banquillos en el torneo español ha adquirido nuevas cotas esta campaña. La inyección de dinero televisivo e inversores extranjeros ha disparado las expectativas de muchos equipos sin paciencia para crecer a fuego lento. El Alavés va por su tercer técnico, aunque Abelardo ha caído de pie en Vitoria. Las Palmas cuenta cuatro técnicos, el último de ellos el volcánico Paco Jémez que se ha estrellado en sus primeros compromisos, declarando de forma algo agorera que “lo único a lo que podemos aspirar es a irnos a Segunda“. Otros clubes como Villarreal, Sevilla o Deportivo también han cambiado de entrenador en la primera vuelta y, en el caso de los dos últimos, no se puede descartar que lo vuelvan a hacer porque los resultados no mejoran.

· ¿Entonces queda algo de interés en la segunda mitad de La Liga?: todo el del mundo. Hay 57 puntos en juego para cada equipo, los suficientes para transformar una temporada por completo. Entre el sexto clasificado, el Sevilla, y el puesto 15 de la Real Sociedad, solo median seis puntos. Ninguna posición está segura, ni siquiera las del descenso, por más que los once puntos de Málaga y Las Palmas los sitúen ante un escenario de enorme dificultad. Para todos los equipos disconformes con su situación, incluso el Real Madrid, existe un ejemplo superlativo: el Deportivo de La Coruña de la temporada 2007/2008 entrenado por Miguel Ángel Lotina. Aquel equipo logró la mayor remontada de puntos en la historia de La Liga. Tras pisar el descenso y acabar con 17 en la primera vuelta, sumó 35 en la segunda, terminando el campeonato por delante del Espanyol. En la jornada 20 los catalanes aventajaban en 19 puntos a los gallegos, que los sobrepasaron hasta terminar novenos de la tabla. Mientras las matemáticas lo permitan, la emoción no desaparece.

No Hay Más Artículos