El once de Ernesto Valverde le delataba. Todos en Can Barça se encuentran ya con la cabeza en la final de Copa del Rey del próximo sábado y eso lo aprovechó el Celta de Vigo para sacar un meritorio empate ante el cuadro catalán. El de Balaídos fue un choque entretenido, con alternativas en el marcador y con una figura por encima del resto: un Iago Aspas cuya presencia en el Mundial debería estar absolutamente garantizada.

El enfrentamiento se convirtió en un ida y vuelta constante desde el mismo arranque. Unzué se quedó con el planteamiento de la Roma e intentó imitarlo, con los daneses Wass y Sisto ejerciendo de carrileros de largo recorrido. Mientras, en el Barça dirigía André Gomes, permitiendo a los volantes como Paulinho estrellar sus disparos en la madera. Ter Stegen, capitán culé, se encargaba de frustrar los intentos de Maxi Gómez.

Con ambos equipos decididos a romper la igualada, los goles no tardarían demasiado en llegar. Dos lo harían cerca del descanso, con Ousmane Dembele haciendo gala de su habilidad ambidiestra y Jonny remediando su error en el tanto visitante poco después, al finalizar un contragolpe. El Celta pudo adelantarse nada más volver de vestuarios, pero Jozabed no atinó. Y entonces, apareció Leo. 

La entrada de Messi al campo infundió tal temor en las filas gallegas que el Barça se envalentonó de inmediato. Los culés pasaron a controlar la situación y así llegaría el 1-2, anotado entre Paulinho y Alcácer previo toque del meta Sergio. Sin embargo, los catalanes se relajaron como en Roma y Aspas se echó a su equipo a la espalda para voltear la noche. Primero forzó la expulsión de Sergi Roberto y después empató ayudándose, eso sí, con su mano. 

Con el Barça en inferioridad y Aspas desatado, el Celta pudo infringir a los culés su primera derrota del curso, pero el argentino Boyé falló un mano a mano con el inmenso Ter Stegen, como no, a pase del de Moaña. Al final, la mayor alegría es para el líder de la Liga, que permanece invicto y ahora puede pensar al 100% en la final copera, pues los vigueses no consiguen engancharse con este empate a las posiciones europeas.