Samuel Umtiti lleva semanas dando síntomas extraños cuando se aborda su futuro en el Barcelona. El central francés parece querer subir en el escalafón salarial del club azulgrana, y más sabiéndose importante después de la evidencia de que Mascherano ya no valía, Vermaelen no puede durar mucho por culpa de las lesiones y Yerri Mina aún no está preparado. Sólo que el Barça tiene sus dudas no ya por el nivel deportivo de Umtiti, indispensable por su despliegue físico ante las crecientes limitaciones de Piqué e indiscutible en la selección de Francia; las tiene por la inmensa masa salarial que afrontará las arcas del club, con Coutinho sumado a las estrellas de la plantilla (por más que se alivie espacio con la llorada salida de Iniesta). Por eso, el club mira a otras opciones, y el compatriota de Umtiti, Clément Lenglet, aparece como candidato principal.

El jugador que más minutos ha jugado en el Sevilla y fijo tanto para Eduardo Berizzo como su sustituto Vincenzo Montella, Lenglet se ha convertido en la mejor noticia de la irregular temporada del equipo andaluz. A sus 22 años, llegó al Sevilla para convertirse en un jugador sólido en un equipo de clase alta de España y de Europa, después de hacerse futbolista en la cuna del Nancy. Las expectativas han sido rebasadas, y ya se sabe que el Sevilla es especialista en reclutar joven talento y venderlo muy caro (sobre todo cuando el director deportivo, Monchi, dirigía las operaciones). Si puede ser, al Barcelona (Dani Alves y Rakitic como mejores ejemplos). La cláusula de rescisión de Lenglent es de 35 millones de euros y su sueldo parece muy inferior a la media que empieza a ser habitual en la plantilla del Barça.

“Se dicen muchas cosas, pero les he dicho a mi representante y a mi padre que no hagan nada con nadie. En mayo me sentaré con el Sevilla para tratar la renovación que el club pretende», porque Clément Lenglent acaba contrato en el 2021 y el club hispalense tiene prisa por ampliar no ya la duración, sino la cifra rescisoria para hacer caja en caso de que el futbolista ceda a las ofertas de otros grandes de Europa. El Barcelona se piensa qué hacer con el centro de la defensa después del lento arranque de Yerri Mina y las dudas que genera Umtiti. Lenglent bien podría ser una opción de futuro ya contrastada en España. O simplemente todo ser una maniobra de distracción para el rival del Barça en la final de la Copa del Rey.