España es de las pocas selecciones que ha optado por no hacer pública la lista de 35 jugadores que a lo largo de esta semana se han ido entregando a la FIFA. Lopetegui ha preferido esperar al próximo lunes para dar a conocer directamente a sus 23 elegidos, entre los que ya no hay dudas de que estará Iago Aspas. El delantero del Celta de Vigo se ha hecho un hueco entre la élite del fútbol español y, ahora mismo, puede que el debate ya tenga que trasladarse hacia si debe ser él el delantero titular de la selección en Rusia.

Cuando la discusión llegue a ese punto, seguramente el de Moaña parta con ventaja también. O al menos se está encargando de que sus números lo hagan. Aspas ha terminado la temporada de clubes como lo lleva haciendo todo el año: marcando goles. El Celta venció al Levante en la última jornada por 4-1 con dos tantos más de su estrella, para un total de 22 dianas en el campeonato, lo que lo convierte en el máximo goleador español y cuarto en La Liga, sólo por detrás de Messi, Luis Suárez y Cristiano Ronaldo.

Era más importante de lo que podía parecer acabar así, ya que Aspas tuvo que parar durante algunas semanas por una lesión muscular que podían cubrir con algunas nubes su futuro inmediato. Pero no ha tardado en demostrar que su año no es cuestión de un momento de forma y sí una madurez y una regularidad que lo han convertido en fijo para Lopetegui. Así se encargó de recordárselo la semana pasada en el Bernabéu saliendo en la segunda parte, y lo ha vuelto a hacer a escasos días de la lista definitiva.

De todas formas, el punta gallego ya sabe que tendrá competencia que, si bien no lo supera en números, sí lo hace en pedigrí. Porque sus compañeros de ataque con España serán, si no hay sorpresas de última hora, Diego Costa y Rodrigo. El primero por su condición de estrella y presencia en un equipo de los grandes como el Atlético, y el segundo por ser un producto ‘de la casa’, que viene siendo internacional en todas las categorías.

Y a este rompecabezas que tendrá que afrontar Lopetegui podría unírsele incluso una pieza más, si finalmente el seleccionador decide prescindir de algún centrocampista para llevar un cuarto punta como Álvaro Morata. El punta del Chelsea ha tenido una temporada complicada, pero como Rodrigo también parte como uno de los jugadores habituales en las convocatorias internacionales españolas. Lo que parece claro es que al seleccionador español no le van a faltar matadores para transformar en gol toda la magia que generen los Isco, Iniesta y compañía.

No Hay Más Artículos