Hay pocas maquinarias más potentes en el mundo del fútbol (y del deporte en general) que la del Real Madrid cuando se pone en marcha. Y este verano el ruido de esos engranajes amenaza con convertir en apenas un eco de fondo  el propio Mundial de Rusia, porque el club blanco, una de las instituciones deportivas más poderosas del planeta, va a buscar entrenador y al menos una súper estrella en el mercado de verano. Casi nada. De ello depende que Cristiano Ronaldo y/o Gareth Bale cumplan su amenaza aún con la Champions League caliente. Pero lo que ya es imparable es la búsqueda de un sustituto para Zinedine Zidane después de su salida sorpresa. Y el primer candidato para ocupar el banquillo del Real Madrid es Mauricio Pochettino.

El técnico argentino de Tottenham estará maldiciendo el pésimo timing de su renovación por varias temporadas más con el club londinense hace apenas 10 días. Si hubiera postergado esa negociación una semanita más, haciéndose el desconectado en su Murphy natal, ahora el panorama sería mucho más claro. Pero Pochettino honró la confianza de los Spurs en él para una quinta temporada al frente del equipo, uno de los más atractivos de la Premier League y con las figuras de Harry Kane, Dele Alli y de Christian Eriksen al alza. La casualidad ha querido que el día después de que Zidane dijera adiós al Real Madrid, Pochettino tuviese un acto agendado en Barcelona para la presentación de un libro sobre su método deportivo. 

Imposible huir de la maquinaria blanca, y el joven Mauricio no puede permitirse hacer lo de Joachim Löw: decir que no de manera rotunda. “Vivo el presente, no hay nada más importante que eso. Disfruto de lo que está pasando y lo que tenga que ser, será“, abrió la mano Pochettino. “El Real Madrid mueve una estructura impensable para otros clubes y la expectación que genera cuando hay un nombre asociado a esa marca es inmensa. Me lo tomo con total naturalidad, no me afecta nada. Estoy en un proyecto espectacular, la motivación es tremenda. Acabo de renovar hace cinco días hasta 2023 con el Tottenham. El fútbol te depara circunstancias que tú no esperas, lo más importante es disfrutar del hoy, hablar de suposiciones no ayuda a nadie”, resumió el (aún) entrenador de los Spurs, que sólo llegaría a España mediante un caro traspaso (algo que no es la primera vez que el Madrid hace por un entrenador).

La lista de candidatos a entrenar el Real Madrid no es muy sorprendente, porque además de Pochettino aparecen los habituales Arsene Wenger (improbable), Allegri, Antonio Conte y todo aquel técnico de primer nivel que no acabe de llegar a su actual club (y no sea Mourinho). Siempre quedará la posibilidad de una sorpresa casera del estilo Guti, el excentrocampista del Real Madrid. La elección del nuevo entrenador (o más bien, la salida de Zidane) abre un abanico de decisiones en la plantilla del club blanco. Protegidos de Zizou como Keylor Navas y, sobre todo, Karim Benzema ven con preocupación su futuro inmediato. Jugadores sometidos a más irregularidad como Isco o, especialmente, Gareth Bale pueden ver cómo se le abre el panorama. Habría que leer los grupos de Whatsapp para entender cómo sienta la figura de Mauricio Pochettino.

No Hay Más Artículos