El crecimiento del fútbol femenino a la sombra de La Liga en España es un proceso que, aunque lento, semeja en progresión. Sin embargo, las enormes distancias, especialmente las económicas, entre la competición de los hombres y la de las mujeres están muy lejos de enjugarse. Por eso cualquier gesto es enormemente significativo. Para bien, como en el caso de las selecciones de Dinamarca que lucharon por la equiparación salarial, o para mal, como le ha sucedido al Barcelona estos días. De camino a una gira promocional por Estados Unidos dirigida a elevar el perfil público del equipo de la Liga Femenina Iberdrola, un desliz ha dejado en evidencia las mejores intenciones, que también las había, del club. 

El Barça anunció con el rimbombante título de “Los Magos del Balón” la primera gira mixta de su historia. En el vuelo trasatlántico, los capitanes y las capitanas brindaron juntos en un posado para los medios. Sin embargo, las publicaciones de jugadores y jugadoras en sus redes sociales permitieron descubrir que mientras ellos viajaban en los asientos más caros del avión, ellas lo hacían en la clase más económica. El detalle saltó a las portadas de la prensa deportiva con una relevancia que habitualmente no se le da a los partidos de las futbolistas. El club reaccionó sentándolas también a ellas en los pasajes business durante el trayecto a Los Ángeles

“La igualdad no va de viajes en business. Va de los campos, de las federaciones, de los premios, de las primas, los sueldos, de crear una Liga potente, un contexto general que nos ayude. Creo que es una polémica oportunista y falsa que nos podíamos ahorrar y dedicarle el espacio de la polémica a hablar del fútbol”, replicó Maria Teixidó, directiva de Can Barça. “El trato que da el Barça a su equipo femenino no lo da ningún otro club”, acudió también al rescate el flamante fichaje blaugrana Andrea Pereira dentro de la estrategia de control de daños.

El periplo americano iba a traer réditos importantes para las culés, y es que se aprovechó para presentar a los pies de Hollywood un acuerdo de patrocinio para la sección con Stanley Black & Decker, empresa de productos de bricolaje y jardinería. Según el club que dirige Josep María Bartomeu, se trataría del “patrocinio más grande de la historia del fútbol femenino”, si bien no se revelaron las cifras. Puede que el secreto se guardase para no seguir descubriendo más brechas económicas entre el deporte practicado por hombres y el practicado por mujeres. 

Aunque Lieke Martens y sus compañeras podrían recibir mejoras gracias a esos mayores ingresos para el club, esta gira que se presentó como una muestra de la voluntad del equipo de tratar a sus dos secciones como iguales, independientemente del sexo, chirría cada vez que se pone de manifiesto que la presencia de las futbolistas en primera línea obedece más a una operación de márketing que a un convencimiento real de su rol dentro del club. De hecho, el propósito último de la gira es promover al Barça femenino en Estados Unidos con vistas a crear una franquicia blaugrana en la liga estadounidense, en un país donde el fútbol de las mujeres sí concita el máximo respeto desde hace muchos años. 

No Hay Más Artículos