¿Cuántas vidas tiene Arsene Wenger? La pasada temporada, sobre los meses de febrero, marzo y mayo, cada partido del Arsenal venía acompañado de las mismas imágenes: de aficionados con pancartas y cánticos pidiendo la salida del espigado y canoso entrenador francés, cansados de ver arrugarse su cara un poco más a lo largo de los últimos 20 años de lo que consideraban decepción tras decepción. Pero Wenger siempre sonríe el último: acabó la temporada conquistando la Copa de Inglaterra y ésta la inició logrando la Supercopa ante el Chelsea.

Entre el primer título de Wenger con el Arsenal y el último, esta Charity Shield arrebatada a los Blues en la novedosa tanda de penaltis, han transcurrido 20 años. Ahí sigue el bueno de Arsene, truene, llueva, salga el sol, en su traje anodino o en su exagerado plumífero. Acumula 17 títulos para los Gunners, aunque lejos quede ya el efecto de su embrujo que transformó el anodino equipo del One-Nil to the Arsenal!” al moderno conjunto que descubría o rehabilitaba talentos de toda Europa para adaptarse a la nueva era de la Premier League.

Ni siquiera cuenta ya con el favor irredento de los parabólicos, los locos por el fútbol internacional, que han ido abandonado el aura del Arsenal por el de otros equipos, como el Borussia Dortmund. El desgaste era inevitable en un proyecto sin parangón, un entrenador de fútbol del primerísimo escalón (aunque ese escalón se lo inventase, el Arsenal no estaba en ese nivel) en el puesto por dos décadas. Hay dos reproches pendiendo sobre la cabeza de Wenger, a los que no puede escapar: no gana la Premier League desde hace más de una década, y nunca ha podido triunfar en Europa.

También hay datos que salen en su defensa. El Arsenal no gasta en la misma medida que algunos de sus rivales domésticos. En la superinflaccionada Premier League, donde los millones fluyen en jugadores que difícilmente pueden justificar un rendimiento acorde con el gasto, el Arsenal está por detrás de Manchester City (565 millones de libras gastados en los últimos 5 años), Manchester United (528), Chelsea (507), Liverpool (365) e incluso Tottenham (315). En el último lustro el Arsenal invirtió 298 millones de libras.

Este verano, la situación lleva camino de repetirse. Lukaku al United y Morata al Chelsea rebasan todo el gasto por el momento del Arsenal. El Everton ha soltado 91 millones en Michael Kane, el portero Pickford, Klaasen y Sandro. El Tottenham aún no ha fichado y tiene dinero contante y sonante porque es el que mejor vende. Mientras, el viejo Arsene Wenger se las apaña (sin Alexis ni Özil en el campo) para arañar otro título doméstico, en un fútbol que vive por y para su público, garantizándole con sus millonarios derechos televisivos que cada fin de semana ven un partido divertido aunque sea entre Swansea y West Bromwich.

No Hay Más Artículos