A menudo hay que fijarse en los pequeños detalles. Hay aerolíneas que venden viajes a Milán pero no es exactamente así. También se supone que el Inter es el mejor equipo neroazzurro de Lombardía y eso ahora no es del todo cierto. Los detalles importan y por eso no hay que decepcionarse por aterrizar en Orio al Serio, el aeropuerto de Bérgamo, y no en Malpensa. La pequeña ciudad alberga un núcleo medieval precioso y merece una visita. El Atalanta Bergamasca Calcio fue el cuarto clasificado de la Serie A italiana y regresa a Europa esta temporada.

El club conocido gracias a su escudo como la Dea (La Diosa, aunque Atalanta era una heroína cuya historia se puede conocer en uno de los mejores lienzos del Museo del Prado, obra de Guido Reni) va a cumplir 110 años. La clasificación para la nueva edición de la UEFA Europa League casi tres décadas después de su última participación continental es uno de sus mayores logros. El único título en sus vitrinas es la Copa de Italia de 1963. Un triunfo que se puede ver en el vídeo que sigue pero cuyo festejo quedó empañado por el fallecimiento un día después de Juan XXIII, el más ilustre personaje de la provincia, conocido como el papa bergamasco.

Al Atalanta le ha pasado este verano lo que a tantos clubes de éxito súbito. Los grandes equipos han acudido a pescar en su once titular. Un vecino, el Milan, gran triunfador del mercado estival (PSG aparte), se llevó a Conti y Kessie; el otro vecino, el Inter, fichó a Gagliardini; y la Juve, más benévola, contrató a Caldara, aunque dejándolo a préstamo en Bérgamo otro año más. Por lo menos han conseguido la cesión del joven Orsolini y rescatar de Inglaterra a un antiguo ídolo, el holandés De Roon, tan identificado con la Dea que en Twitter se hace llamar a la italiana: Dirono.

Por ahora, el entrenador Gasperoni (otro técnico pujante devorado en su día por el Inter y que vive más tranquilo con esta otra neroazzurra) no tiene motivos para la preocupación. El Atalanta ha jugado en pretemporada contra equipos que deberían medir su nivel para la vuelta a Europa. Los resultados, óptimos: Lille, Borussia Dortmund y Valencia han caído ante los italianos.

Pero la mejor noticia para el club es que el ‘Papu’ Gómez ha ampliado su contrato. El menudo delantero argentino de enorme pegada (16 goles y 12 asistencias en el pasado curso) continuará llevando en Bérgamo los mejores brazaletes de capitán conocidos en el fútbol cuando el Atalanta se enfrente a la nueva Roma de Monchi el 20 de agosto en la primera jornada del Calcio.

El fenómeno mide solo 165 centímetros de estatura, pero ya explicábamos al comienzo de este artículo que los pequeños detalles importan. Incluso un bailecito, una tontería, se puede convertir en un fenómeno global (bastante hemos aguantado no poniendo el “Baila como el Papu” hasta el final del artículo, ojo):

No Hay Más Artículos