Tardó apenas dos partidos de Liga, pero ya se lee en los titulares y en los vídeos de Twitter. Neymar en su jardín”, tituló una de sus piezas L’Equipe tras el espectáculo del brasileño ante el Touluse. Neymar había dejado pinceladas en su estreno pero fue en su primer partido con la camiseta del PSG en el Parque de los Príncipes cuando confirmó lo que parecía inevitable cuando se produjo el multimillonario traspaso que ha puesto el fútbol europeo patas arriba: cada partido del París Saint Germain es el show de Neymar.

El equipo de Unai Enmery (Unai, nadie te preguntó sobre ese fichaje, sobre cómo lo harías encajar, nada de proyecto, o de si Mbappe te cabe; eso sí, serás el primero en caer si algo sale regulín) goleó 6-2 al Toulouse a pesar de la expulsión de Verratti. Neymar estuvo en el meollo de los seis goles: anotó dos, dio dos asistencias, generó el penalti de uno de ellos e inició la jugada de otro.

Para más inri, dejó una serie de filigranas y detalles técnicos de los que justifican a nivel publicitario su fichaje. La televisión brasileña, sin ir más lejos, está retransmitiendo en sus canales de cable más partidos de la Liga francesa que de la española. Uno entiende viendo la promoción de los partidos de Neymar con el PSG lo que debió de ser la llegada de Pelé al Cosmos. Conexiones en directo para enseñar las colas en la tienda oficial del club parisino completan un despliegue que, de tan chauvinista, podría ser francés.

La exhibición de Neymar deja asteriscos, claro. El Toulouse, como el Guingamp en la jornada inaugural, no es un rival de enjundia, y algunas de las actuaciones defensivas del equipo de Pascal Dupraz son sonrojantes. Además, el brasileño se llevó alguna crítica en las redes sociales por abusar del regate imposible cuando el partido se encaminaba a la goleada y no antes, un aspecto que ya se le señaló en el pasado (hola, Bilbao).

El caso es que cada partido del PSG se convierte ya en el escaparate Neymar, la atracción que todos han ido a ver. Lógico, aunque la duda es si el club parisino invierte para ser el ojito derecho de las redes o ser el nuevo campeón de Europa. Habrá que esperar a duelos más exigentes para ver el nivel de Neymar como líder de una nueva amenaza.

No Hay Más Artículos