La Bundesliga nunca ocupa el primer puesto entre las ligas europeas más atractivas. Adolece de la acumulación de súperestrellas de las que presumen la Premier o La Liga, su heráldica no desprende la misma fascinación que la del Calcio, y padece un problema que los aficionados españoles conocen bien: el duopolio. Bayern Múnich y Borussia Dortmund se reparten todos los títulos de esta década.

Y, pese a todo, el fútbol alemán está a la vanguardia europea en aspectos fundamentales para el progreso del juego: sus estadios rebosan de aficionados; sus principales embajadores alzan la voz con claridad contra el nazismo en las gradas; y, este próximo domingo, habrán abierto una puerta definitiva para la visibilización de las mujeres en un mundo absurdamente masculinizado. Bibiana Steinhaus será la primera mujer en arbitrar un partido oficial de la máxima categoría en una de las grandes ligas europeas.

Esta comisaria de policía de 38 años de edad acumula diez años de experiencia arbitrando encuentros de segunda división y fue la responsable de aplicar el reglamento en sendas finales mundiales y olímpicas de fútbol femenino, así como en la última Liga de Campeones. En el fútbol masculino ya había dirigido un partido de Copa entre el Bayern y el Chemnitz. También ejerció de cuarto árbitro en un encuentro de Bundesliga, de nuevo entre el campeón bávaro y el Schalke 04. Fue entonces cuando despachó con suma suficiencia a un airado Pep Guardiola.

Bibiana Steinhaus ordenará el domingo día 10 de septiembre a las 15:30 horas que el balón se ponga en juego en el encuentro entre el Hertha Berlín y el Werder Bremen. Con el pitido de su silbato no solo comenzará un encuentro de fútbol: se pondrá en marcha una nueva vía para normalizar la participación femenina en un deporte de impacto global que aún debe esforzarse mucho más en la integración de la mitad de la población.

 

No Hay Más Artículos