Cómo olvidar el caso De Gea en verano del 2015. Aquel maldito fax. El Real Madrid y el Manchester United jugaban a contrarreloj, tan al límite que el traspaso les acabó estallando en la cara (para satisfacción inglesa, claro). Tal fracaso no sirvió de aprendizaje para el mundo del fútbol y demasiados equipos continúan cometiendo el mismo error, dejarlo todo para última hora.

Los mayores perjudicados en este 2017 han sido tres: el Leicester, el Sporting CP y el capitán del cuadro lisboeta, Adrien Silva. Principalmente los Foxes. Pero para excavar hasta la raíz del asunto hay que viajar a otra ciudad británica, Londres.

El Chelsea llevaba semanas detrás de uno de los futbolistas clave en el esquema del Leicester, el mediocentro Danny Drinkwater. Los Blues realizaron al menos dos ofertas por él, ambas rechazadas. La Premier League empezaba pero Drinkwater estaba ausente de las convocatorias. Quería marcharse. Y días antes del cierre del mercado, presentó el famoso transfer request

La sensación en las islas era que los Blues acabarían aceptando las exigencias económicas del Leicester y llevándose a Drinkwater. Pero antes de aceptar su salida, los Foxes deberían identificar a su sustituto. Este sería Adrien Silva, internacional luso al que ya intentaron firmar durante el mes de enero.

Es 31 de agosto. Deadline Day. Las redacciones y las webs de Sky o BBC echan humo. El Leicester acuerda sus dos frentes principales: Drinkwater rumbo a Londres y Adrien Silva viajando a Inglaterra. El reloj marca las horas, el mercado se cierra. Nada oficial. Pero varios periodistas avisan: existen varias operaciones pendientes de aprobación.

Efectivamente, el Chelsea anunciaba la llegada de Danny Drinkwater pasadas las 3 de la madrugada. Pero ni rastro de Adrien Silva. Septiembre avanzaba lentamente para la afición del Leicester, hasta que se confirmó el desastre: la FIFA había rechazado la inscripción del portugués… por 14 segundos.

Así las cosas, los Foxes se han quedado sin recambio para Drinkwater y el futbolista luso se encuentra en el limbo. ¿Pertenece al Leicester? ¿Sigue siendo del Sporting CP? O la pregunta más inevitable: ¿actuaría así la FIFA si los involucrados fuesen otros clubes? Sí, cualquiera de esos que estás pensando.

No Hay Más Artículos