En Inglaterra adoran ser pioneros. Es así como un alto porcentaje de la afición a nivel europeo percibe a la Premier League. Una competición que siempre va un paso por delante en muchos aspectos. Si la comparamos con la Liga española, incluso dos pasos. O más. Tal vez José Luis Mendilibar podría arrojar más luz a este debate.

Aunque el técnico del Eibar se refiere exclusivamente a la polémica sobre los horarios, la Premier League ha tomado una medida que a buen seguro encontrará eco en el resto de competiciones del viejo continente. Y es que desde el próximo verano, el mercado de fichajes se cerrará antes de que el balón eche a rodar. Concretamente, el 9 de agosto del 2018.

La decisión fue adoptada tras una votación entre los veinte clubes participantes. Catorce de ellos votaron a favor; mientras, Crystal Palace, Watford, Swansea y los dos equipos de Manchester votaron en contra (con la única abstención del Burnley). Salía adelante una propuesta reclamada por mucha gente desde hacía tiempo. Entre sus mayores defensores, Arsene Wenger.

Sin embargo, también existen voces que la cuestionan. Su principal argumento: que los clubes británicos quedan en desventaja frente a los del resto de Europa. Para contraatacar a esta teoría, recordemos el caso Coutinho. El Liverpool se mantuvo firme todo el verano, reiterando una y otra vez que no le vendería. Es decir, que aunque el resto del continente pueda fichar, las entidades inglesas disponen del suficiente potencial económico para negarse a cualquier traspaso.

Suceda lo que suceda, la noticia está alcanzando la esperada repercusión y las reacciones han sido inmediatas. De hecho, la Ligue 1 procederá en breve con las conversaciones entre clubes para adoptar una medida similar. Los elogios llegan también desde Italia, con todos los periódicos deportivos aplaudiendo a la Premier en sus portadas y animando al Calcio a hacer lo mismo.

¿Y en España? Siempre a la cola. Ni Ojo de Halcón en la línea de gol, ni el VAR que sí usa casi toda Europa, ni nada. Bueno sí, Javier Tebas enzarzado en una absurda guerra contra el PSG y el Manchester City. Así, como dice Mendilibar, no habrá manera de equipararse a la Premier League.

No Hay Más Artículos