Ya sabíamos que cada partido del PSG es una fiesta desde que Neymar sacudió las estructuras del fútbol europeo al cambiar de azulgrana. Ahora, al show del brasileño se le añade Mbappé, un chico de apenas 18 años llamado a ser el delantero definitorio de la década. Y el equipo parisino está aplicando el rodillo en la Ligue 1, que corre el mismo riesgo a manos del PSG que el mercado de fichajes: que lo rompan en mil pedazos. Y ahí no va a haber fair play que valga, ni quejas extranjeras de rancios dirigentes.

El PSG ha vencido sus cinco primeros partidos de Liga. Ha marcado en ellos 19 goles y sólo ha recibido 3, a pesar de las primeras sospechas y quejas de Unai Emery. Cavani se convierte en el único jugador de la historia en marcar en las 5 primeras jornadas, junto al ex del Arsenal Wiltord en el 99. Los registros van a caer uno tras otro si nadie lo impide, y quizás nadie esté en disposición de impedirlo. El PSG ha actuado en el mercado como el Real Madrid de sus mejores épocas florentinianas (Neymar) y, a la vez, como el Bayern de Múnich (Mbappé).

La competencia puede quedarse apenas en lo que haga el Mónaco, que ha vendido hasta las mesas de la sala de prensa. La Ligue 1 tiene fama de ser un campeonato menor en comparación a Italia, España e Inglaterra, incluso Alemania. Pero es una Liga llena de talento joven, físicos explosivos, juego poco especulativo e igualdad. En las dos últimas décadas ha habido 8 campeones de Liga distintos. En toda su historia, 19 (en España lo han sido 9; en Italia, con muchos más años de torneo, 16). En los 2000, el Olympique de Lyon impuso su incansable máquina de producir jugadores y un largo proyecto deportivo para lograr 7 títulos seguidos, pero en la década también ganaron Nantes, Girondins y Olympique de Marsella.

En la década de 2010, el PSG sumó 4 títulos sin pausa, pero después fue batido por el Mónaco y antes lo fue por el Lille y el Montpellier. Es difícil que uno de estos dos equipos pueda plantar cara al PSG este año, y seguramente los siguientes. Este viernes, el colista Metz le aguantó con bastante dignidad al equipo parisino 45 minutos. Igualó el tanto de Cavani antes del descanso y tras el intervalo pudo ponerse por delante. No lo hizo y se le vino la avalancha encima.

El tridente Neymar, Cavani y Mbappé vio puerta y se hicieron las fotos que serán las habituales esta temporada, con los tres festejando (a no ser que la tensión entre uruguayo y brasileño pueda ser cierta).  “Estamos ganando porque tenemos una idea. El sistema es importante y para mí es importante tener equilibrio en el campo entre ataque y defensa. Con el talento individual debemos tener también disciplina táctica“, avisó Emery, al que seguro que se le acumulan los apuntes en la libreta para apuntalar el potencial de su equipo.

En el debut en la Champions League ante el Celtic de Glasgow, empezarán los tests de estrés para el PSG y su plantilla. Tras deshacerse de las altas fichas de Matuidi y Krychowiak, el centro del campo se le quedó a Emery con el amortizado Thiago Motta como principal relevo para Verratti y Rabiot. El famoso equilibrio y algún bulto sospechoso en el centro de la defensa pueden desvelar a Unai. Y si sienta a Di María, no será un suplente de fácil trato. Mientras, el PSG disfruta con su pólvora y con Draxler, el tapado mientras los focos apuntan a los tres tenores.

No Hay Más Artículos