La adaptación de Álvaro Morata a la Premier League va viento en popa. El delantero español está viendo que su talla, rapidez y remate son divisas que se pagan muy bien en el fútbol inglés, y está demostrando por qué. En cuatro partidos ha anotado tres goles y repartido dos asistencias para el equipo de Antonio Conte. El último tanto, en campo del Leicester para abrir el 1-2 a favor del Chelsea, Tan cómodo y autorizado se siente Morata que ha pedido a los aficionados blues que no sean unos xenófobos.

Los seguidores del Chelsea han empezado a cantar a Morata con los versos “He comes from Real Madrid, he hates the fucking yids”. Esto es, “viene del Real Madrid, odia a los putos judíos”. Salvo que de alguna manera los que animan al Chelsea crean que por el simple hecho de ser del Madrid Morata ya odia a los judíos, la canción se refiere al Tottenham, gran rival del Chelsea en Londres, asentado en un barrio de fuerte presencia hebrea. Morata ha pedido a los aficionados de su propio equipo (equipo desde hace un par de meses) que dejen de cantar eso o al menos de relacionarle con ese odio.

El Chelsea ha redundado pidiendo a sus seguidores que dejen de hacer referencias antisemitas en sus cánticos, La polémica no es nueva pero ganó repercusión internacional cuando en el 2007, durante otro derbi londinense West Ham-Tottenham, aficionados de los hammers hicieron cánticos con referencias a Hitler y a cámaras de gas. En un reportaje de aquella época en The Guardian, un empresario judío contaba una experiencia personal en campo del Chelsea, equipo al que sigue: “La semana pasada, Ben Haim cometió un error y alguien detrás de mi se levantó y gritó: ‘¡Estúpido yid!’ Nadie protestó”.

Los aficionados del Tottenham, judíos o no, en ocasiones usan el término yid en sus propios cánticos, lo que ha dado lugar a alguna que otra confusión y dado pie a justificaciones a otras agresiones. El origen de estos abusos es confuso, pero muchos lo sitúan en los 60. Incluso culpan a una serie de televisión muy popular en la década, en la que un aficionado del West Ham interpretado por un actor fanático del Tottenham, calificaba a los aficionados de los Spurs comoo yids. Son muchos años de cánticos que apestan a xenofobia, como para que Morata pueda cambiarlo de la noche a la mañana. Pero por lo menos lo intenta.

No Hay Más Artículos