El Vitoria de Guimarães arrancó la temporada de Europa League con un empate en casa ante la franquicia en Salzburgo de Red Bull. El resultado no es del todo malo para el conjunto portugués, pero los titulares no se los llevó su 1-1. Fue más bien su alineación lo que enarcó cejas en Portugal y más allá. El Vitoria se desplegó en el estadio Don Afonso Henriques con un once inicial de extracomunitarios, al completo. Ni un europeo en el equipo que saltó al césped, algo histórico en competición continental. Ni un europeo para la Europa League. Guarden este tuit con la alineación del Vitoria, porque es histórico:

En el once del Vitoria de Guimarães había cuatro brasileños (Douglas Jesús, Jubal, Pedrão y Raphinha), dos colombianos (Guillermo Celis y Sebastián Rincón, hijo del mítico Freddy), un venezolano (Víctor García), un peruano (Paolo Hurtado), un ghanés (Wakaso, el hermano del clásico de la Liga española), un costamarfileño (Konan) y un uruguayo (Texeira). El hito duró 55 minutos, hasta que el entrenador Pedro Martins dio entrada al portugués Kiko.

En el fútbol europeo ya es habitual hace años que los equipos presenten onces iniciales llenos de jugadores foráneos, con pocos de los propios países. Desde la llamada ley Bosman que iguala a todos los miembros de la Unión Europea, los clubes se lanzaron al mercado global y hacen todo lo posible (nacionalizaciones exprés, pasaportes por familiares ignotos) para convertir en comunitarios a los sudamericanos y africanos que puedan. El Deportivo de La Coruña pasó a ser conocido como el equipo de la ONU por la explosión de nacionalidades que vivió a finales de los 90.

Las ligas europeas imponen límites. En España, los clubes no pueden inscribir a más de 4 jugadores extracomunitarios, pero pueden hacer lo que quieran en el campo y sin cupos de españoles. Los clubes ingleses deben reservar 8 fichas en sus plantillas para jugadores del país o foráneos de hasta 21 años formados en el país. Hay limitaciones en competiciones UEFA, pero esos límites no impiden al Vitoria de Guimarães actuar como actuó.

La UEFA obliga a los equipos que participen en Champions o Europa League a que incluya en su lista de 25 inscritos al menos 8 jugadores formados en el club o en el país entre los 15 y 21 años, aunque ya sean mayores y después hayan pasado por otros equipos. Es decir, puede ser un costamarfileño que se haya formado en la base del Vitoria de Guimarães, por poner un ejemplo. Con tal de que haya estado 3 años o 36 meses en el país. Muchas voces piden un mimo especial a los jugadores locales, y seguramente la UEFA responderá que para eso está la UEFA Youth League. Otra cosa son los campeonatos locales, con los filiales compitiendo con otros clubes o en ligas propias. Eso es otro debate que al Vitoria de Guimarães no le preocupa demasiado en estos momentos.

No Hay Más Artículos