Es complicado saber lo que quiere decir Iker Casillas últimamente en su cuenta de Twitter. Sus mensajes más recientes tienden a ser una sucesión de emojis a la que él (suponemos) le da un significado, a modo de jeroglífico. Quizás uno no tiene mucha paciencia para interpretarlo o sucede que en realidad no tienen demasiado sentido.

En cualquier caso, antes de esos juegos en la red social, Casillas había respondido, como tuitero activo que es (para responder a las críticas, para reirse de ellas o con ellas), a un mensaje de la cuenta de la Champions League, felicitándole por su 19ª temporada (¡19!) disputando la máxima competición continental, y eligiendo el propio Casillas sus momentos más destacados en tan distinguida trayectoria. Porque éste es el Iker de hoy en día: lejos los tiempos en que le llamaban Topo a todas horas, ha pasado a recoger lo sembrado en su lustrosa carrera, y la cosecha es de récords. Incluso uno de ellos por su actual momento competitivo.

Cuando Casillas puso fin a su etapa en el Real Madrid, la elección del Porto no era la de una retirada gloriosa en Estados Unidos o en el fútbol árabe. El portero eligió un club de pedigrí europeo y aspirante a todo en Portugal. No era una salida cómoda, pero cualquier cosa era más agradable que sus últimos años en la Casa Blanca. Y en Porto se ha soltado los pesos que le lastraban y al menos es feliz. El guerracivilismo establecido sobre su figura en el Madrid pasó a ser puramente escrutinio deportivo en Portugal. Y ahí Casillas ha recibido críticas cuando fallaba y también acumulado récords a su palmarés. Pero, sobre todo, vuelve a ser un portero de fútbol, ni más ni menos. Uno con un capítulo propio en la historia reciente, eso sí.

Casillas acaba de superar la mejor marca de imbatibilidad en la historia del Porto. Lleva 530 minutos en Liga sin encajar un gol, algo que no había pasado con ningún portero de los Dragões. Y además de sus 19 temporadas en la Champions, algo que tampoco tiene precedentes, Iker Casillas ha disputado con su debut ante el Besiktas 174 partidos en la competición por clubes más prestigiosa del mundo. Superó a Xavi y se llevó de recuerdo un doloroso 1-3, incluyendo algún gol que pudo haber evitado.

Casillas es feliz en Porto. Ha aumentado la familia, cobra un buen dinero en colaboración con el Real Madrid, Pinto da Costa le dio un año extra en el club luso y ahora busca llegar a los 1.000 partidos oficiales. Un nuevo récord para el Casillas tranquilo. Ya sólo le faltaría culminar su tranquilidad con un título con el Porto, algo que no ha podido conseguir en sus dos temporadas anteriores.

No Hay Más Artículos