Él solo cuenta con más victorias en Premier League (261) que el Southampton (233). Cuando un jugador acumula registros que para sí quisiera un club de larga tradición, es que su dimensión es histórica. Y eso que el nombre de Gareth Barry no es uno de los primeros en asomar cuando se piensa en la liga inglesa que se reinventó a sí misma hace un cuarto de siglo. Pero su carrera, desde que debutó con 17 años, atraviesa la vida de la competición futbolística más seguida en el mundo cada fin de semana.

Nadie ha jugado más partidos de Premier que Barry a sus 36 años. Al cerrar este lunes la jornada portando el escudo del West Bromwich Albion en el Emirates Stadium (victoria 2-0 para el Arsenal), el centrocampista sumó su encuentro número 633.

No es asunto menor que le haya arrebatado la marca a Ryan Giggs (aunque el galés acumula más encuentros si se suman los anteriores a la creación de la Premier League). Giggs, leyenda del Manchester United, representa el éxito casi constante, el estrellato en un equipo legendario y que triunfó tanto en las islas como en Europa. Sin embargo, Barry, otro tipo de centrocampista, más dedicado a ordenar y destruir que a improvisar, simboliza mejor la competición.

En su trayectoria, primero como emblema del Aston Villa, luego como añadido al cada vez más lujoso Manchester City y, finalmente, como guía veterano en Everton y West Brom, el de Hastings demostró que es la variedad de aspirantes y el orgullo de tantos clubes que no se sienten menores, lo que da sentido y atractivo a la liga inglesa.

En las últimas horas recogió elogios de entrenadores tan diversos como Arsène Wenger, Pep Guardiola o su técnico actual, Tony Pulis. Todos reconocen el valor de un tipo como Gareth Barry, obligado a recordar también algunos de sus momentos favoritos a causa del récord. Su mejor gol, confesó a The Telegraph, fue en 2006 contra el Tottenham, y considera a David Silva su compañero favorito.

¿Y el mejor partido? Uno del año en el que pudo alzar el título de la Premier League con el City de Roberto Mancini. Era 2011 y Barry participó en el 6-1 frente al United. Un partido especial entre 633.

 

No Hay Más Artículos