Llegó sin hacer demasiado ruido a la Primeira Liga portuguesa pero se marchará, otra vez, provocando otro mucho mayor. La pregunta es cuándo. Porque de continuar el extraordinario rendimiento ofrecido hasta ahora, Bruno Fernandes podría salir de su país más pronto que tarde. Es una de las sensaciones del comienzo de temporada en el fútbol europeo. , elogió Ernesto Valverde antes de que su Barcelona se mida al Sporting CP en la Champions.

Antes de este verano, el centrocampista luso de 23 años era más conocido en la Serie A que entre sus propios compatriotas. No en vano, emigró hacia el Calcio justo al cumplir la mayoría de edad, concretamente al modesto Novara. Desde ahí, repartió las siguientes temporadas entre Udinese y Sampdoria, dos entidades habituadas a pulir a jóvenes joyas de cualquier parte del globo. Y el Sporting CP le echó el ojo en una operación que ahora los medios lusos intentan explicarse.

El cuadro lisboeta, tal vez oliendo las partidas de medios como William Carvalho o Adrien Silva (acertando con este último), apostó por Fernandes con decisión, invirtiendo una módica cifra para el fútbol luso. Lo que posiblemente no imaginarían es que su impacto sería tan brillante e inmediato. Tanto de interior por la derecha como de mediapunta, Bruno Fernandes se ha convertido en la clave del juego ofensivo de los Leões.

El centrocampista es uno de los focos principales del comienzo de curso del Sporting lisboeta, luciendo una sensacional pegada a larga distancia. Gracias a dicho recurso, Bruno Fernandes acumula cinco goles en siete partidos ligueros para la escuadra de Jorge Jesus, más otro conseguido en la primera jornada de la Champions League.

Curiosamente, Bruno Fernandes todavía no es internacional absoluto con su país, pero lo será dentro de muy poco. El Sporting, sabedor de su proyección, reflejó en su contrato una cláusula de 100 millones de euros, en una medida derivada del actual desmadre en el mercado futbolístico. Porque aunque casi todos quedamos marcados por las llegadas de Fabio Coentrão y de Jeremy Mathieu, el club lisboeta fichó el pasado verano algo mucho más valioso…