El PSG ha confirmado su candidatura a vencer la Champions League aplastando a uno de los habituales favoritos al cetro continental, un Bayern de Múnich que vive su momento más delicado en años. Dani Alves, Cavani y Neymar golearon en la fiesta francesa, culminada con la paz firmada entre sus dos atacantes sudamericanos.

El panorama arrancaba de la mejor manera posible para el cuadro local. Neymar regresaba tras su ausencia liguera ante el Montpellier y nada más empezar destrozaba la zaga germana con un bonito pase para su compatriota Dani Alves, que hacía el primero.

Los hombres de Carlo Ancelotti, más cuestionado que nunca, eran incapaces de reaccionar sin la presencia de Robben o Ribery. Lo más cerca que estuvieron fue a través de Javi Martínez, pero Areola se interpuso. Y mientras el Bayern naufragaba, el PSG golpeaba de nuevo gracias a su fulminante ataque.

Kylian Mbappe entró en el área al galope y asistió para que Cavani ampliase la ventaja gala. Ancelotti estaba claramente incómodo con el primer acto y sustituyó a los decepcionantes James y Tolisso, pero el PSG siguió a lo suyo, especialmente el joven atacante francés.

El ex jugador del Mónaco bailó a Alaba y Neymar aprovechó un balón muerto en el área pequeña para sentenciar. Precisamente, el brasileño y Cavani firmaron la paz con varios gestos cariñosos entre ambos, como el reparto amistoso en el lanzamiento de varias faltas. Si el duelo contra los alemanes era un test para medir la tensión en el vestuario parisino, lo aprobaron y con nota alta.

Con un Bayern irreconocible (esta derrota en Champions no ayudará a aliviar la presión que viene acusando Carlo Ancelotti en Múnich) y un PSG más motivado que nunca se cerró la noche en París, en una jornada donde el equipo de Unai Emery confirmó sus credenciales ante la élite europea.

No Hay Más Artículos