El Manchester City va a ganar muchos partidos esta temporada en la Premier League que ya comanda, junto a su vecino United, con cinco puntos de ventaja sobre sus perseguidores. Pero pocas victorias van a resultar tan estimulantes para Pep Guardiola como la de este sábado en Stamford Bridge. El entrenador de los sky blue (que vistieron de morado) apretó los puños con rabia y soltó varios golpes al aire después de que Kevin De Bruyne anotase el 0-1 que, a la postre, le dio la victoria al City frente al Chelsea. No era para menos. Pep iba a derrotar por fin al equipo de Roman Abramovich.

-“¿Pero cómo? ¡Imposible, que yo recuerdo a Guardiola corriendo la banda como un poseso tras el gol de Iniesta en la Champions League!”.

Recuerdas bien, pero estás equivocado. Aquel encuentro en Inglaterra terminó con empate 1-1 y fue ese tanto fuera de casa el que clasificó al Barcelona tras la igualada sin marcar de la ida. El entrenador de Sampedor disputó otros cinco encuentros más contra los azules, dirigiendo a Barça, Bayern de Múnich y City, con un balance total de cuatro empates y tres derrotas. Hasta ahora.

El encuentro de la séptima jornada de la Premier tuvo ausencias importantes y añadió otra decisiva durante su transcurso. No pudieron participar los lesionados Agüero y Mendy por los visitantes. Antonio Conte echó de menos al sancionado David Luiz y acabó lamentando la lesión muscular de Álvaro Morata a la media hora. Ahí comenzó a desequilibrarse el partido, que gobernó el Manchester City cuando el esfuerzo en Champions del Chelsea para derrotar al Atlético de Madrid en el descuento comenzó a cobrar las facturas emitidas.

Un ex de los londinenses, De Bruyne, decidió con un remate violento tras una jugada eléctrica de los citizens. Los de Guardiola comenzaron a amasar entonces porcentajes de posesión casi humillantes a domicilio mientras los locales no encontraban vías hacia la portería de Ederson.

Tras esta victoria dominante, guardiolesca, el técnico catalán se saludó con su homólogo italiano. En la previa, Antonio Conte había declarado su admiración por el rival“Tengo un gran respeto por Pep y creo que es el mejor entrenador. Me gusta ver los partidos de su equipo”. En esta ocasión pudo verlo muy de cerca para su desgracia, en el campo, y cada vez lo ve más lejos, a seis puntos, en la tabla de clasificación. 

En esa pizarra que se lleva del trabajo a casa, como descubrió esta semana el Mirror, Guardiola diseñó la victoria que se le atragantaba desde hacía años: el triunfo frente al Chelsea. Pero seguro que a estas horas ya ha borrado todos los trazos para dibujar unos nuevos, los que conducen al título en Inglaterra.

No Hay Más Artículos