Tras unos días de diversos rumores y numerosos nombres, el Bayern de Múnich ha comunicado de forma oficial el regreso del veterano entrenador Jupp Heynckes al banquillo del conjunto bávaro. A sus 72 años, empezará a trabajar el próximo lunes y lo hará hasta final de la actual campaña. Para entonces, ya se volverá a hablar de Tuchel, Klopp o el gran favorito, Julian Nagelsmann.

Será la cuarta etapa de Heynckes en la caseta del Bayern, club con el que ya conquistó tres Bundesligas, incluyendo la del histórico triplete del 2013. Precisamente, el que fuera su sucesor, Pep Guardiola, sabía acerca de su regreso antes que nadie. Dicho de otra forma, que dio su aprobación a sus colegas Hoeness y Rummenigge.

Su primer paso por el gigante bávaro se remonta al periodo entre 1987 y 1991, cuando su mando ya guió al club a un par de títulos ligueros. Después comenzó un periplo a lo largo de Europa, incluyendo la Península Ibérica, en la que entrenó a Athletic de Bilbao, Tenerife, Real Madrid o Benfica. Con el cuadro blanco levantó su primer trono continental, en 1998.

Ya en presente siglo, comenzó su romance con el Bayern en 2009, al que defendió técnico interino. Dos años más tarde protagonizó su etapa más brillante, culminada con los tres entorchados del 2013. Con Guardiola esperando su turno, Heynckes se jubilaba de manera insuperable…

Hasta hoy. La situación se había vuelto insostenible en el vestuario, con ciertos futbolistas rajando alegremente de Carlo Ancelotti y resultados que hablaban por sí solos. “No volvería a ningún otro club, pero el Bayern es algo muy especial para mí”, ha declarado el veterano entrenador tras confirmarse su retorno. Ya puede serlo, porque a la realidad actual de los bávaros solo les sirve algo así.

No Hay Más Artículos