El Leicester City, sorprendente campeón de la Premier League hace dos temporadas, está en puestos de descenso. El Nantes es quinto clasificado y está empatado a puntos con el tercero en la Ligue 1. Ambos son triunfos del entrenador italiano Claudio Ranieri. En el segundo caso, por méritos propios. En el primero, por demérito ajeno, de aquellos que lo despidieron meses después de lograr una hazaña impropia del fútbol moderno. Su sustituto en Inglaterra, Craig Shakespeare, acaba de ser despedido, según adelanta el Daily Mail.

Un empate a un gol en la última jornada frente al West Bromwich Albion de Tony Pulis y Gareth Barry condenó al técnico que había comenzado como interino y, con el favor del vestuario, se había asentado como responsable de conducir a Vardy, Mahrez e Iborra de nuevo hacia la élite del fútbol inglés. Pero Shakespeare solo ha logrado una victoria, tres empates y cuatro derrotas en esta temporada. Pese a estar a solo tres puntos de la mitad de la tabla, la paciencia se ha terminado con un técnico sin cartel.

El míster de los foxes había sido acusado de emplearse cual Bruto en una versión adaptada al fútbol de «Julio César«, una de las obras del genio de Stratford-upon-Avon. Meses después de alzar el título de liga, el equipo azul había caído en la desidia. Se contaba que los jugadores, hartos del brillo de Ranieri como muñidor de la proeza, se echaban en brazos de Shakespeare, asistente del entrenador. Al poco tiempo, la directiva prescindió del manager titular y cedió el cargo a su segundo. Hasta hoy.

Por su parte, y pese a venir del mayor éxito de su carrera, el técnico romano de 65 años se vio relegado a escoger un proyecto menor. Desembarcó en la menos prestigiosa competición francesa, dispuesto a aplicar su fórmula solidaria en el vestuario del NantesLes Canaries no viven demasiadas alegrías desde el cambio de siglo, cuando acumularon campeonatos de Liga, Copa y Supercopa.

Ahora, pese a un inicio titubeante y el empate de la última jornada contra el Girondins, vuelven a otear la zona de privilegio de la mano de Claudio Ranieri, nuevamente una estrella mediática a tener en cuenta en el campeonato de Neymar Jr. y de Falcao. El Nantes asciende, el Leicester declina e Il Padrino sonríe.

No Hay Más Artículos