El atacante del PSG Kylian Mbappe ha aplastado a toda su competencia en la edición 2017 del Golden Boy, el premio que desde 2003 entrega el diario italiano Tuttosport para reconocer al mejor futbolista joven del año en el viejo continente. Nadie discutirá los méritos del ariete galo, que ha continuado en la capital francesa su excelente forma en tierras monegascas. Sin embargo, no todos sus predecesores pueden decir lo mismo. Aquí está la lista completa y la dispar trayectoria de sus vencedores:

Renato Sanches (2016). Su traspaso al Bayern llegó tal vez demasiado pronto y ha tenido que salir de la Bundesliga en busca de minutos. Igualmente, su adaptación al fútbol inglés en el Swansea le está costando más de lo deseable.

Anthony Martial (2015). Flashes de brillantez pero muy acomodado en el banquillo de Old Trafford. Mourinho sigue sin ser capaz de extraer el potencial de otro extremo que deslumbró en el Mónaco. Si continúa así, podría salir del United en breve. El ejemplo más reciente a evitar por Mbappé.

Raheem Sterling (2014). Una de las piezas importantes del devastador ataque del Manchester City esta temporada, aunque la competencia en su posición es feroz y las rotaciones muy frecuentes. Inglaterra espera mucho de él.

Paul Pogba (2013). En su día, el traspaso más caro de la historia. Indiscutible en el esquema de Mourinho pero también cuestionado durante el curso anterior. Debe convertirse en un verdadero líder si su equipo pretende aspirar a algo importante.

Isco (2012). Al fin, convertido en un referente tanto en el Real Madrid como en la selección española. Uno de los futbolistas más en forma del panorama mundial y una verdadera delicia para los sentidos cuando está desatado. Pura magia.

Mario Götze (2011). Otro jugador que no consiguió despuntar en el Bayern y que ha tenido que regresar a su anterior club, el Borussia Dortmund, donde es simplemente uno más. Ha perdido también algo de fuelle con la elástica germana.

Mario Balotelli (2010). El eterno traspasado, parece haber encontrado su sitio en Niza después de los constantes vaivenes de carrera. Desaparecido, eso sí, de cualquier convocatoria con la Azzurra. Tiene suerte de seguir compitiendo en una liga europea importante.

Alexandre Pato (2009). Las lesiones lastraron su etapa en el Milan y su vuelta al viejo continente dejó otro sabor amargo: primero, fracaso en el Chelsea, y después, salida express del Villarreal cuando parecía recuperar un buen nivel debido al dinero chino.

Anderson (2008). Uno de los grandes fiascos de esta lista, que prometía muchísimo en el Oporto pero que salió por la puerta de atrás del Manchester United. Ahora, cerca de los 30, intenta prolongar su carrera en Brasil sin demasiado éxito.

Sergio Agüero (2007). Referencia ofensiva para Pep Guardiola, ha goleado en prácticamente todas sus temporadas en España e Inglaterra. Este año no podía ser menos, con su equipo convertido en una apisonadora ofensiva. Va camino de convertirse en leyenda del Manchester City.

Cesc Fàbregas (2006). Ha regresado al fútbol inglés tras su gris etapa en Barcelona, y su elección ha resultado acertada: ha ganado dos Premier League con el Chelsea después de no haber conseguido ninguna en el Arsenal. La única pega, su anticipado adiós a la selección española.

Lionel Messi (2005). ¿Hace falta añadir algo?

Wayne Rooney (2004). A nivel colectivo, levantó numerosos títulos y se convirtió en una leyenda del Manchester United. Su rol fue decreciendo y ha regresado al Everton, club que le vio nacer. En el plano internacional brillo menos.

Rafael van der Vaart (2003). Llamado a ser una pieza clave del fútbol holandés, su carrera fue de más a menos desde su salida del Ajax. No triunfó ni en el Real Madrid ni en el Tottenham y ahora da sus últimas asistencias en la liga danesa.

No Hay Más Artículos