El Manchester City parece estar viviendo la temporada soñada por los altos estamentos del club cuando hace un par de años decidieron entregar las llaves del equipo a Pep Guardiola. Líderes en la Premier League, efectivos en la Champions League, Sané emergiendo, Agüero haciendo historia, Gabriel Jesús consolidándose como uno de los mejores 9 del momento, De Bruyne liderando la orquesta… Caen los récords en el equipo de Guardiola a la espera de que lo hagan los títulos. Y la receta del éxito del Manchester City parece estar en el ambiente generado en el vestuario citizen.

A la espera de que la serie documental que prepara Amazon sobre las interioridades del Manchester City nos revele casi todos los secretos del equipo (precisamente por contrato se salvarán los referentes a las charlas de Guardiola), la prensa inglesa asegura que la cultura instaurada por el técnico catalán por fin ha calado en el club inglés, creando la atmósfera perfecta para que florezca el talento de un grupo rejuvenecido por los últimos movimientos de plantilla. Según el reportaje de Daily Mail, “la sensación de comunidad” generada en la ciudad deportiva del City, una instalación de 200 millones de libras, es la clave para el momento deportivo de los Sky Blue.

El texto asegura que el ejemplo de Guardiola, que prácticamente vive en la instalación, es el que marca el tono: cuando no está trabajando, el extécnico de Barcelona y Bayern de Múnich charla con cualquier trabajador que quiera hacerlo, y conoce a todos por su nombre de pila. Aunque de vez en cuando saque a los jugadores a comer a algún lugar de Manchester, todos suelen desayunar y almorzar juntos en la ciudad deportiva del City, donde disfrutan los menús cocinados por Silvia Tremoleda, dietista que ya trabajó con Guardiola en el Barça. Incluso algunos se llevan comida de sobra a casa, dice el Daily Mail.

Muchos futbolistas se quedan a dormir la siesta en las instalaciones del club, lo que ayuda a generar la unión del grupo de una manera más natural. “Por primera vez en mucho tiempo, no parece haber grupitos en el vestuario. Es un equipo más joven que lo que teníamos últimamente, y parece que han hecho migas realmente rápido”, dice una fuente del club citada por el reportaje del Daily Mail. Antes de la mayoría de sesiones de entrenamiento, Guardiola reúne a los jugadores en una sala amplia para una charla didáctica, a la que acostumbra a llamar a futbolistas de las categorías inferiores del City.

Tras el trabajo de campo, los jugadores pasan por sesiones de crioterapia. Un equipo de 10 empleados del equipo médico controlan todos los procesos para la puesta a punto del plantel. La atención al detalle, el trabajo casi obsesivo y la cultura establecida por Guardiola (mensajes motivacionales escritos por las paredes incluidos) están en la base del gran momento de Manchester City. Pero todo eso importará poco si al final no ganan. Aunque Pep, a diferencia de Múnich, parece estar mucho más cómodo…