Ni a propósito podrían los perseguidores del Manchester City allanar más el terreno del líder de la Premier League. Este sábado le ha tocado pinchar al Tottenham, que en el derbi londinense frente al Arsenal ha ofrecido su versión más floja en todo el curso. Mustafi y Alexis colocaron un 2-0 antes del descanso que supuso una cumbre imposible de alcanzar para los de Mauricio Pochettino.

La irrupción de los Spurs en las últimas temporadas ha generado la sensación sobre un cambio de poder en el área norteña de Londres. Sin embargo, en esta ocasión, sus vecinos Gunners se empeñaron en desmontar esa teoría, obteniendo su primer triunfo en este derbi capitalino (uno de los más enconados de todo el país) desde 2014.

Los locales salieron con más ganas desde el inicio, mientras los de Pochettino esperaban atrás para emplear una de sus más mortíferas armas, el contragolpe. Fue Alexandre Lacazette quien a punto estuvo de castigar ese planteamiento a los 19 minutos, quedándose a centímetros de conectar un buen centro de Héctor Bellerín.

Los Spurs sufrían en la retaguardia con la ausencia del lesionado Toby Alderweireld, porque Eric Dier no se encuentra nada cómodo en dicha posición. Aún así, Christian Eriksen avisó con un lanzamiento lejano, justo antes de que su equipo recibiera el primer revés.

Mesut Ozil, uno de los mejores del choque, envió una falta y Shkrodan Mustafi conectó un soberano cabezazo para abrir el marcador. El tanto desató las iras de los Spurs, al considerar que Mike Dean se había equivocado en señalar aquella infracción. Las protestas aumentaron antes del descanso, a raíz del 2-0.

Lacazette, en posición dudosa, esprintaba por la derecha y su pase era bien recibido por Alexis Sánchez, autor del segundo. En la reanudación, Harry Kane y Dier pudieron recortar para el Tottenham, pero el delantero se topó con Mustafi y el central con Petr Cech.

Gracias a su buena ventaja, el Arsenal dominó la situación con soltura, para acabar sumando su undécimo triunfo consecutivo Premier en el Emirates. Por su parte, el Tottenham vuelve a suspender en su asignatura pendiente: los encuentros a domicilio frente al resto de equipos del llamado Big Six.

No Hay Más Artículos