Ahora es el momento de comprarse la camiseta del Benevento, un club de leyenda. Nunca ha habido en la historia de grandes ligas europeas de fútbol un equipo como el italiano, perseverante en la derrota hasta extremos que rozan el patetismo. Se acababa el partido en el Ciro Vigorito, el modesto estadio de la pequeña localidad de la Campania, cuando el Sassuolo dispuso de un penalti. Lo falló y por unos instantes los futbolistas y aficionados de los giallorossi pensaron que al fin, tras 13 jornadas de liga, iban a puntuar y evitar el récord que nadie quería.

El partido se moría y el marcador señalaba 1-1. Pero en el minuto 94 el balón sobrevoló una última vez el área del equipo local y Federico Peluso se elevó para rematarlo de cabeza a la red y que la fatalidad pudiese atrapar al Benevento: 1-2 y un registro para la historia futbolística de la infamia.

Seis goles a favor y 33 en contra en 13 partidos, en 13 derrotas, para firmar el peor arranque jamás visto en la Serie A o en cualquier otro campeonato de primer nivel. Pero es que el Benevento, que porta el perfil de una bruja en su escudo, no pierde de cualquier manera. Como si hubiese caído víctima de un hechizo fatal, encadena experiencias nefastas para explorar todos los modos en los que una derrota puede doler.

Estaba escrito que el partido del récord tenía que acabar de un modo tan terrible como el descrito frente al Sassuolo, pero es que tres jornadas antes, en campo del Cagliari ya habían probado otra manera igualmente cruel de estrellarse: empataron en el minuto 94 y fueron a caer en el 95.

Toda el orgullo que arrastraba el pequeño club, el primero del calcio que lograba ascender a la máxima categoría en el mismo año de su debut en Serie B, lo está perdiendo con esta serie de catastróficas desdichas. Si existe algún consuelo para el Benevento es que para ellos, que ya han batido la marca de 12 derrotas establecida por el Manchester United hace 87 años, ya no hay presión. Toda pasa a ser para sus rivales, que pueden convertirse en los primeros que claudicaron contra el peor equipo de Europa.

El Atalanta del Papu Gómez será la próxima jornada el primero en experimentar el miedo a perder frente al equipo que no sabe ganar.