La magia de Messi, los goles de Cristiano, las paradas de De Gea… y el espectáculo que ofrece el Borussia Dortmund en cada uno de sus encuentros. Pocas cosas hay más seguras en el fútbol europeo que las citadas anteriormente, aunque, en el caso del conjunto alemán, no siempre sea para beneficio propio. Como sucedió esta misma tarde. El equipo de Peter Bosz se medía al Schalke 04 en el derbi del Rühr y los suyos pasaron de humillar a su rival a ver cómo se la devolvían con una diferencia de apenas 45 minutos.

Porque el clásico no pudo empezar mejor para el Dortmund, que a los 25 minutos de partido ya ganaba por 4-0. Aubameyang, Götze y Guerreiro atropellaban a los mineros, que por si fuera poco concedían un gol en propia puerta, obra de Stambouli. La paliza era tal que el técnico visitante decidió hacer dos cambios a la media hora, dando entrada a Goretzka y Harit por Di Santo y McKennie.

Para entonces ya había empezado el espectáculo particular de Aubameyang, que al igual que su equipo pasó de héroe a villano a medida que avanzó el encuentro. El gabonés tiene esa capacidad para ser siempre protagonista y esta vez incluso logró burlar al VAR. El tanto que abría el marcador lo logró con la mano y el vídeo-arbitraje lo pilló, pero los árbitros decidieron concederlo igualmente señalando la infracción como involuntaria.

Todo cambió en la segunda parte, y eso que al inicio parecía que el Schalke había tirado ya la toalla. Tardó 15 minutos en demostrar lo contrario, para firmar una última media hora cargada de épica. Marcó dos goles en cinco minutos y vio como Aubameyang se pasaba al lado oscuro, de tener el quinto en sus botas para el Borussia Dortmund a marcharse expulsado por ver dos amarillas en apenas un cuarto de hora.

En el minuto 86 llegó el 4-3 que abría la puerta del milagro hacía temblar las piernas de los amarillos por el temor a desperdiciar tal ventaja. Ese miedo lo transformó en realidad Naldo, con tres minutos por encima de los 90, al rematar de cabeza un balón colgado y poner en el marcador un 4-4 que será recordado por muchos años en el caliente derbi del Rühr.

No Hay Más Artículos