Si se trataba de confirmar quién está peor, entonces sí, Peter Bosz tenía razón. “Si el Real Madrid está en crisis, dónde estaremos nosotros”, respondía el entrenador del Borussia Dortmund en la previa del intrascendente encuentro de la última jornada de grupos de Champions League que se iba a jugar en el Estadio Santiago Bernabéu. Los alemanes están a diez puntos del Bayern, líder de la Bundesliga. Los madrileños, a ocho del Barcelona en La Liga. Pero en Europa el Madrid es casi siempre mejor: mejor que él mismo y que cualquiera. Lo suficiente para imponerse 3-2 en un partido hipotenso.

No es Morata, no es Mariano y tampoco es un delantero de postín, pero al menos Borja Mayoral es un delantero y está disponible para Zinedine Zidane. El canterano aprovechó su oportunidad para reivindicarse y anotar el primer gol, tras una maniobra genial de Isco en el área. Mayoral ha marcado cuatro goles esta temporada en 355 minutos de juego. Para un equipo que está encontrado con inusuales carencias realizadoras, no parece un mal remiendo. Luego está Cristiano.

El portugués no acierta en Liga. En Liga. En Europa bate récords. Un característico latigazo suyo sirvió al Real Madrid para adelantarse 2-0 en el minuto 12. A él (y con Cristiano Ronaldo lo particular es casi siempre más importante que lo grupal) le sirvió para ser el primer jugador en marcar en todas las jornadas de una fase de grupos.

A partir de ahí, el relajo y el descontrol. Sergio Ramos, con o sin máscara, sigue fuera de sitio. Lo estuvo en los dos goles de Pierre Emerick Aubameyang en el final del primer tiempo y el inicio del segundo. El gabonés dejó un cabezazo en plancha precioso y una vaselina ejecutada con pasmosa tranquilidad tras un rechace como carta de presentación ante el palco del Bernabéu, ahora que Florentino Pérez podría sacar el talonario para fichar gol.

El tramo final sirvió para que se reivindicasen los meritorios que perdieron la estima de Zidane. Lucas Vázquez, antaño un revulsivo de postín y un favorito de la grada, pena ahora por la falta de minutos y por la cara que se le ha puesto de cesión en el mercado invernal. Se desquitó con el gol de la victoria a falta de diez minutos. Dani Ceballos, otro del fondo de armario que aún huele a naftalina de lo poco que lo airean, hizo valer su causa delante del público merengue. Si el motor del Madrid está gripado, el andaluz se postula como solución.

Perdió el Dortmund, como imaginaba su entrenador, y disputará la UEFA Europa League. Ganó el Madrid y pasará de ronda como segundo, dolido aún por aquella derrota ante el Tottenham que lo puede colocar en el camino de PSG o Manchester City en el peor de los casos. También podría cruzarse en octavos con el Besiktas, donde juega Pepe, ese central que le vendría tan bien ahora que se ha vuelto a lesionar Varane. Otras opciones son el Manchester United de Mourinho, el Liverpool de Klopp o la Roma de Monchi y Di Francesco. Todo son alicientes para el sorteo de las eliminatorias que se hará próximo lunes 11 de diciembre.