Son días extraños en Dortmund. Una de las escuadras más excitantes del fútbol europeo en los últimos años se ha desmoronado en pocos meses con el resultado habitual en estos casos: el entrenador Peter Bosz sale despedido por la puerta tras encadenar en la misma semana la eliminación en la fase de grupos de la Champions League y la octava jornada seguida sin ganar en la Bundesliga. Lo que más sorprende es a quién ha confiado el Borussia Dortmund su resurrección: el elegido es el austriaco Peter Stöger, despedido hace exactamente una semana por el Colonia, colista del campeonato alemán e incapaz de sumar una sola victoria en 14 jornadas. Son días extraños, decíamos.

El muro del Signal Iduna Park expresó su indignación tras ver caer este fin de semana a su equipo 1-2 frente al Werder Bremen, un resultado que sitúa al Borussia Dortmund séptimo en la clasificación. Está a 13 puntos de inasumible distancia del líder Bayern de Múnich, otro gigante que cambió de entrenador con el torneo empezado y resurgió con Jupp Heynckes y James Rodríguez al mando.

El capitán de los negros y amarillos, Marcel Schmelzer definió la actuación del equipo frente a un rival que ocupaba puestos de descenso como “un chiste” y “una auténtica mierda”. Cuando se le pidió que desarrollase su explicación, el lateral comentó que “ha sido una verdadera vergüenza por nuestra parte y no puedo explicar cómo podemos tener este tipo de rendimiento, cada semana digo lo mismo pero no ayuda”.

A Peter Bosz no le quedó otro remedio que refrendar las palabras de su capitán. El holandés que había devuelto al Ajax de Ámsterdam a una final europea (perdieron el título de la Europa League frente al Manchester United la pasada campaña) intuía tras el encuentro que su etapa en Dortmund estaba a punto de acabar. No quiso explicar alguna decisión polémica, como la suplencia de Nuri Sahin. Horas después, el centrocampista turco y Marco Reus, jugador emblema de los borussen, daban el beneplácito en las oficinas del club al relevo en el banquillo.

A la afición del Borussia Dortmund no le ha dado tiempo a ilusionarse con la posibilidad de contratar a un algún técnico de relumbrón para intentar asaltar la Europa League y subir a puestos de Champions en la segunda mitad de la temporada. La directiva ha tomado el camino opuesto y en un movimiento difícil de explicar ha entregado uno de los banquillos más cotizados del continente al peor entrenador del curso en Alemania si hacemos caso a los números. El Colonia suma tres empates y once derrotas. De todos los resultados excepto uno el responsable era Peter Stöger, despedido la semana pasada tras cuatro temporadas en el club.

Al austriaco de 51 años, exultante con su inesperado regalo de Navidad, le han dado según sus propias palabras “la oportunidad de su vida”. La va a disfrutar, en principio, hasta final de temporada. O no. Porque nadie puede predecir ya hacia dónde va el Borussia Dortmund.