Este lunes se celebró el sorteo de octavos de final de la Champions League, que se disputarán entre el 13 de febrero y el 14 de marzo. A diferencia de otras temporadas, esta vez no habrá que esperar para ver grandes eliminatorias, con unos emparejamientos que no han sido nada favorables para los equipos españoles.

Real Madrid – Paris Saint Germain

Es el duelo estrella de esta fase de la competición. Después del culebrón del verano, Mbappé podrá el morbo después de que el Madrid perdiera la batalla por él con el conjunto francés. También Neymar, que revivirá los clásicos de su etapa en el Barcelona. El primer partido se jugará en el Bernabéu y el segundo en París. Seguramente no haya gustado demasiado el sorteo al conjunto galo, que ha recibido un premio envenenado por terminar primero de grupo.

Chelsea – Barcelona

El enfrentamiento entre el conjunto inglés y el culé será el otro cruce que despierte gran atención en las eliminatorias. Tampoco ha tenido demasiada suerte el Barça pese a acabar primero después de que los de Conte perdieran el liderato en la última jornada. Los duelos entre ambos conjuntos han dejado grandes momentos en los últimos años de la Champions League y el frente a frente entre Messi y Hazard promete ser espectacular. El ‘madridista’ Morata volverá al Camp Nou junto a Pedro y Fábregas.

Sevilla – Manchester United

El Sevilla volverá a Inglaterra después de verse las caras con el Liverpool en la fase de grupos. Mucho tiene que mejorar el conjunto español para tener opciones ante un Manchester United que ha crecido con respecto al año pasado. Pogba o Lukaku son las armas británicas, mientras que el Sevilla cuenta con el conocimiento de Berizzo, que estuvo a punto de eliminarlos el año pasado con el Celta en la semifinal de la Europa League.

Juventus – Tottenham

No le están poniendo fácil al Tottenham su asalto a la élite europea. Después de superar el reto con nota en la fase grupos, en la que fue superior al Dortmund y logró derrotar al Madrid, actual campeón de la Champions, ahora le tocará medirse al subcampeón, la Juventus. El conjunto italiano ha iniciado la temporada ligeramente por debajo de su nivel, pero supondrán una gran prueba para Harry Kane, Dele Alli y compañía. Cruce especial para el español Fernando Llorente, que ha jugado para los dos equipos.

Basilea – Manchester City

Seguramente el duelo más desequilibrado de los octavos de final. El equipo de Pep Guardiola está arrasando en la Premier y también ha hecho una fase de grupos brillante, mientras que el conjunto suizo era el rival que todos los primeros de grupo se pedían. Habrá que ver cómo llegan los equipos dentro de dos meses, pero en principio el conjunto inglés tiene muchas opciones de avanzar a la siguiente ronda.

Porto – Liverpool

Duelo de clásicos europeos en momentos diferentes. El Porto ha bajado el nivel de los últimos años, pero sigue siendo competitivo, aunque habrá que ver si le alcanza para derrotar a los ingleses, que han engrasado a sus cuatro fantásticos y cerraron la fase de grupos con una goleada que asusta. El principal problema de los lusos será frenar a Salah, Coutinho, Mané y Firmino, para después intentar aprovechar las lagunas defensivas ‘reds’.

Shaktar Donestk – Roma

Atractiva eliminatoria entre dos equipos que no parten como favoritos en las quinielas. El Shaktar se clasificó después de eliminar a otro italiano como el Nápoles, lo que debe poner en alerta al conjunto romano. Como siempre, el acento brasileño sigue marcando la diferencia en los ucranianos, ahora con Marlos, mientras que la Roma vive del olfato goleador de Dzeko y el desborde que aporta Perotti.

Bayern Múnich – Besiktas

Revelación contra aspirante. Así se puede resumir el enfrentamiento que medirá a alemanes y turcos. El Besiktas, con veteranos de calidad como Babel, Negredo, Pepe o Quaresma, terminó como líder de grupo sin problemas y el sorteo no se lo ha agradecido. Tendrán que verse las caras contra un Bayern que sigue enderezando el rumbo de su temporada después de un inicio difícil. La llegada de Heynckes ha calmado las aguas y los bávaros vuelven a dar miedo.