José Mourinho siempre quiso ser algo más que entrenador de su equipo. El portugués ambicionó en sus mejores épocas los poderes absolutos en la parcela deportiva de los clubes que le empleaban. Un deseo que provocó no pocas tensiones en el Real Madrid, por ejemplo. La carrera de Mou se ha visto frenada un poco desde entonces, pero su ambición no. Eso no quita que actitudes como la que está teniendo con Henrikh Mkhitaryan sea contraproducente para los intereses del Manchester United. No sólo ha apartado por motivos meramente deportivos al armenio del equipo, sino que públicamente ha dicho que no le sirve ni para estar en el banquillo.

No parece la mejor estrategia para recuperar los 42 millones de euros que el United pagó al Borussia Dortmund por el mediapunta. A pesar de una pasada temporada bastante buena para ayudar a los Diablos Rojos al título de la Europa League, y un buen arranque de ésta, Mkhitaryan ha caído en desgracia para Mourinho. Se ha quedado fuera de la lista en siete de las ocho últimas jornadas. “No estoy contento con sus últimos encuentros. Y no hablo de uno o dos, hablo de tres, cuatro o cinco. Empezó bien la temporada y luego ha ido desapareciendo. Su rendimiento ha bajado gradualmente, en goles, asistencias, presión alta, recuperación del balón…“, declaró Mourinho en una rueda de prensa tras el United-Brighton, justo el último partido de Mkhitaryan (25 de noviembre).

El portugués, nada sutil cuando quiere en sus comparecencias ante la prensa, insistió quitándole unos euros valiosos con cada palabra al valor del armenio: “Sólo puedo tener seis jugadores de campo en el banquillo. Tengo a Blind que puede jugar en diferentes sitios. Tengo a Ashley Young para los eztremos y los laterales. Ander Herrera es centrocampista, Zlatan es delantero, Marcus Rashford es segundo punta y extremo, usé a Mata, Martial y Lingard… Contar con Mkhitaryan es dejar fuera a uno de ellos. Y ahora creo que se lo merecen más”. 

La prensa de Manchester asegura que Mkhitaryan está molesto porque las tácticas de Mourinho, más defensivas con el devenir de la competición, le han perjudicado a él y a otros compañeros en el rendimiento individual. Se habla de que el Inter de Milán está interesado en el armenio, cuyas últimas apariciones goleadoras han sido con su selección. Quizás detrás de las duras del entrenador portugués esté el deseo de hacer sitio en la masa salarial del United para afrontar la llegada de jugadores competencia directa de Mkhitaryan, como Mesut Özil y Antoine Griezmann, cuya posible llegada al club de Old Trafford se rumorea desde hace unas semanas. Incluso para el presente mercado de invierno.

No Hay Más Artículos