Seguro que Iker Casillas ve con cierta envidia a Gigi Buffon. No por palmarés, obviamente. En sus enfrentamientos en Eurocopas y Mundiales, la España de uno frustró a la Italia del otro. Pero aún así, al que llamaban El Santo no será santificado como el portero de Carrara. Cuando se retire al final de esta temporada, Buffon dirá adiós convertido en símbolo de la Juventus de Turin y como una leyenda del calcio equiparable a Dino Zoff. Tres años más joven, con 36, Iker piensa estos días en su próximo destino. Asumió hace tiempo que su despedida iba a ser lejos del Real Madrid. Y tampoco será en Porto.

El Porto ganó este jueves 4-0 al Guimaraes en los octavos de final de la Taça de Portugal con Casillas en la portería. El entrenador Sergio Conceiçao decidió a mediados de octubre que José Sá sería su nuevo cancerbero titular en Liga y Champions League. Al jugador español, a pesar de los récords batidos en el club, solo le queda la Copa. “Me pidió jugar más y ya le dije antes de la comida que hoy le tocaría ser titular. Tiene muchas ganas de competir y ganar títulos”, explicó Conceiçao. No parece que esa medida de gracia vaya a satisfacer al portero. El medio portugués A Bola da por hecho su adiós y afirma que Casillas “solo aceptaría seguir si fuese el titular y esa situación es cada vez más remota”.

Buffon se va a retirar en la cima. Iker Casillas lo va a hacer en un escalafón inferior. Víctima principal de la etapa de Mourinho en el Real Madrid, cuando se propició un cambio de narrativa que convirtió al hacedor de milagros sobre la línea de gol del Bernabéu en sospechoso de filtrar secretos del vestuario a la prensa, Iker vio cómo le enseñaban la puerta de salida. La tomó para apostar por una liga de menos relumbrón como la portuguesa, pero donde se le ofrecía la ocasión de seguir disputando la Champions League, competición en la que dejó actuaciones para el recuerdo.

Sin embargo, El Santo había perdido el aura. La prensa dedicaba más titulares a sus errores que a sus paradas. Entiende ahora, quizás con razón, que una trayectoria como la suya no merece una suplencia. Así que busca destino. Algunos medios lo situaban en la órbita del Deportivo de La Coruña, un club de La Liga con problemas evidentes en su portería. Allí podría volver a la competición española, pero su remuneración sería escasa y los objetivos deportivos, menores. Su agente desmintió esa posibilidad en La Opinión, considerándola “una broma”.

En tal situación, podría buscar un destino más lucrativo. El Diario As señala que ese estaría en los Chicago Fire de la MLS estadounidense, un club donde coincidiría con Bastian Schweinsteiger en el campo y Veljko Paunovic en el banquillo.

Iker Casillas hace tiempo que dejó de pensar en las honras debidas. En sus publicaciones en redes sociales se muestra como un tipo sencillo, más pendiente siempre de sus amigos del pueblo que de las obligaciones mercadotécnicas de una figura del fútbol mundial. Será por eso que anhela la titularidad. Porque su futuro todavía es jugar al fútbol.

 

No Hay Más Artículos